¿Y yo qué hago aquí?

La weá weón.

08 enero 2016

Bitácora Charcha...

He estado puro gastando dinero durante estos primeros días del 2016. Estoy aprovechando, porque en algún momento ya no podré hacer este tipo de cosas. Así es la vida. 
Me siento viejo la mayoría de las veces, y siento que ya no estoy para andar pegándome fallos como este. Pero me da igual y sigo en la misma. Lo único que me falta es el micrófono, pero a fin de mes lo consigo. 
Ayer fui a la iglesia de los Carmelos (donde se casaron mis padres y me bautizaron a mi) a escuchar a la filarmónica de Santiago. Estuvo hermoso. Tocaron dos sinfonías, la 40 de Mozart y la 2 de Brahms. Lo que es escuchar música de verdad. En fin. Así es la vida (otra vez).
No he trabajado en ninguna canción porque me paso la mayor parte del tiempo angustiándome por nada. 
Lo otro es que siento que la maquinaria musical independiente está abusando demasiado del slow motion en sus clips de video. Me di cuenta de eso cuando estaba pensando en hacerle un video al uso guantes y me lo imaginaba todo en slow motion. Mala idea. O sea, sin duda es lindo, le da un aire muy etéreo a las imágenes, pero de repente hay que saltarse este tipo de tendencias y pensar en otras cosas para que trabaje un poco nuestro cerebro.
Tengo algunas canciones, pero aun no sé cómo armarlas. Se supone que voy a grabarlas y ahí se me irá prendiendo la ampolleta. Pero debería estar trabajando en eso en vez de seguir con la angustia absurda, el internet y la paja. Pero así es la vida (tercera vez).
Hoy empiezo.