¿Y yo qué hago aquí?

La weá weón.

31 agosto 2010

alivio

Menos mal existe Gonzalo Aloras, Javier Barría y el péndrai de 250 pa poder ir escuchándolos en los viajes oscuros en la góndola llena rumbo a Quilicuma. Y sobre todo que sus canciones las regalan pa que uno las baje por interné.... no pirateen a sus artistas oficializados y anacrónicos, cabros. Los goodfellas nos regalan su música y cantan en español. De los otros se encarga la industria que puro pasa determinando las cagadas que escuchamos: sólo variedades de una misma gran redundancia. Metámonos a sapear singularidades pos... no cuesta ná la weá. Es mucho más papa que descargarse el Ares y bajar hits.


PD: perdone tanto plagio, Don Gonzalo.

16 agosto 2010

día 0



Zapatilla's bitácora.


Se pasó cagando el tiempo.
Han pasado tantas wevadas, y a la vez siento que he cambiado tanto, que justo cuando caminaba hacia casa pensaba que si el Nicolás de 17 años se hubiera subido a una máquina del tiempo y estuviera viendo a este Nicolás de 27 años haciendo todo lo que está haciendo hubiera sido incapaz de creerlo.
Ni yo lo creo, aun.
Soy otro, a cada rato.

Zapatilla de Piano en la sala SCD de Plaza Vespucio. A las 20 hrs. $2.000 ahí en la puerta.

Besitos para todos.

Cambio y fuera.

13 agosto 2010

dia 4



La clase de hoy estuvo preciosa. Ah, el amor, cabros.

No queda nada pal 17. Tengo miedo.


PD: Es verdad.

10 agosto 2010

Dia 7


La bitácora de Zapatilla.

Han sido intensos estos días porque han pasado varias weás. Weno... a quién no?. Pero en verdad a veces en la vida no pasa nada. Es cierto. Yo tuve una experiencia con la nada tremenda. En su momento no le tomé el peso, pero ahora si miro hacia atrás me sorprende lo estoico que fui.
Recuerdo perfecto ese día que fui a ver al Fito Páez y el Gonzalo Aloras cantó Otro Sol. Yo estaba fascinado. Primero pensé que era un maricón culiado no asumido, y que debía comenzar con los preparativos para salir del closet de modo oficial. Después pensé que el destino me estaba diciendo: eso es conshetumaaare !!!! es eso !!!!!. Y muchas otras weás más que no recuerdo. De todas esas weás me gusta más la idea del destino zamarreándome y apuntando con el dedo al loco que tocaba la guitarra. Eso era!.
Pasaron muchos años. Muchos. Y estoy aquí, ahora, en esto.

Lo que son las cosas.

Gonzalo Aloras en Octubre !!!!!!!
(Gloria a Dios)



Zapatilla de Piano. Sala SCD Plaza Vespucio. Martes 17 de Agosto de 2010 20:00 hrs. Venta de entradas aquí.


09 agosto 2010

Día 8

Zapatilla's bitácora.

Puta. Ayer se metieron a robar a la casa y me pelaron el íbuc. Pero no estoy sufriendo.
No sé qué weá, pero no se llevaron ni las guitarras ni el pianito del Güili (te alabamos Señor). Debe tener alguna relación con el zapatillazo. Osea, esa es la explicación con la que me uise consolar-explicar.
Son las 4:46 am y acabo de terminar algo de pega. Mañana a clases. Hay que mandar la guitarra al doctor. No toco desde el jueves pasado. Es como si mi tiempo no fuera mio. Pero igual anduve weiando, carretiando, otra vez corriendo a cientocuarenta por la cinco norte con el clasicpróllec a todo chancho. Miren cómo se fue a aburguesar el saco weas.... XD!


Les dejo un sabroso entremés
aquí.

07 agosto 2010

día 11



El ritmo no para, cabroz....

El día fue entero normal. Mucha, mucha pega. Pero al final del día una tremenda y placentera sorpresa.
Buenas Noches.
Zapatilla no para.

06 agosto 2010

día 12

Zapatilla's bitácora.

Ando haciendo un ejercicio que consiste en pensar lo menos posible. Es muy difícil, porque la cabeza es como un acantilado donde las oleadas de ideas se estrellan incesantes... una tras otra. Y revientan, meten bulla, deja algo de brisa esparcida por los vacíos de la mente para luego darle paso a otra idea diferente y así: al final no se puede hilar ninguna weá. Entonces estoy evitando un poco concentrarme en esa diarrea metafísica luchando por abstraerme desde ese ámbito y concentrar todo lo que pueda mi ser hacia lo absolutamente opuesto, o sea: la realidá.
Si, la puta, hedionda, vil, sucia, hermosa, desconocida y divina realidá.
Vuelvo a mi obsesión diaria: la micro.
Puta... cómo explicar??
A ver... no sé. Imaginen un cubo transparente que puede desplazarse por el espacio. Y dentro de ese cubo se pueden meter personas. Y esas personas son todas ajenas entre sí, y están obligadas a ir todas metidas en ese cubo transparente que se desplaza por el espacio hacia ninguna parte... puta que es absurda la weá: así veo la cosa más o menos... aunque es como una pincelada muy rasca. En fin. La cosa es que en volada de tolueno la circunstancia micrera me parece que una weá muy tremenda a la cual nadie le da demasiada bolilla porque es tan de ordinario que es como dedicarle tiempo y poesía a los chicles pegados en el suelo del paseo ahumada o las gravillas del engravillado de la pileta que está en serrano con santa isabel. No debe importarnos.
A mi me importa un poco más no más. Y escuchando música es otra cosa.
Y hablando de lo mismo. Qué sicodelia. Shiver se llamaba la canción a todo esto. Bonita. Y el disco de la Amanda Palmer y su ukelele magico haciendo versiones de temas de Radiohead. uf. La guinda de la torta del día.
A propósito de eso mismo. Hoy ensayé con los zapatillitas. Estuvo sicodélico aunque en el alma fue todo lo opuesto al ensayo anterior, y tuve una negación en mi alma que no me la pude arrancar. Fumé. Me sentí mal. Caminamos, conversamos y todo fue rápido. Luego en la casa me bajó un pánico escénico horrible.
Cuesta, cabros. Se debe trabajar mucho.

03 agosto 2010

Dia 14


Pico Conchetumare !!!!!





Zapatilla de Piano. Sala SCD Plaza Vespucio. Martes 17 de Agosto de 2010 20:00 hrs. Venta de entradas aquí.



01 agosto 2010

día 15





"Apréndete las canciones, pos, cabros conshetumare". Me dice al tiempo que me manda unas patadas en las canillas.
"Sí, comparito", respondo yo, cagado de la risa.
Deben haber sido cerca de las once de la noche y caminábamos con los cabros rumbo al norte por esa calle asquerosa muertos del frío. Yo estaba con los dilemas de siempre. Fuera de eso todo bien.
Al metro. Al vagón. A la micro. A la casa. Un pollo asao con papas fritas con ají, unos sorbitos de cerveza y me dicen que conecte la guitarra culiá y empezamos a tocar. Pero lo charcha es que se me empieza a echar la caballería brígidamente cosa que, por lo demás, siempre ha significado un asunto problemático pues el asunto del sueño o el cansancio suele confundirse con falta de interés o de amor. Entonces cómo diablos explicar.
Ya, mestrito, me dicen: Mi bemol... etc etc. Pero la weá me gana a todo ritmo y nos acostamos.


No son ni las 8:30 (hora en la que iba a sonar el despertador del telefonito). Nos golpean la puerta con el güili, así que con mi compare nos sentamos en la cama y sufrimos esos minutos atroces: los arrepentimientos, el por qué tiene que ser la weá así etc etc, entre otras cosas más que se sienten en el fondo del alma y no pueden explicarse. Son unos minutos sufriendo por la nada. Despierta el tatán, y tupá tupá, buenos días, muchas gracias por todo. A la calle, otra vez.
Arriba del colectivo recién como que empiezo a incorporarme a la realidad. Pero de repente me acuerdo que es sábado. Qué charcha.
Vamos a desayunar a la bencinera. Está piolita. Tibiecito. Y empieza la conversa a todo ritmo: el sentido de la existencia, el cómo están constituidas casi todas las cosas, de dónde y hacia adónde, habrán más weás, habrá sémola, zapatilla... el amor. Ahora no puedo recordar nada específicamente, salvo que la sensación de estar sentado con mi compare era ultra placentera, y como que eso era suficiente. De ahí me quedaba el resto del día, de la vida... ir a trabajar, y a exponerme a todo lo que ese día me deparaba.
El resto fue una fugacidad. Pero a eso de las 16:20 ocurrió la anécdota del día.
Por los barrios suele pasearse un travesti en bicicleta. Es un tipo entrado en carnes, vestido asquerosamente. Por lo general suele vestirse como la mujer maravilla, o algo así. Usa una peluca y vestimentas ultra ordinarias. Es para cagarse de la risa. Yo iba saliendo de la casa y el weón iba en la bici por la vereda del frente. "Métete la guitarra en el oio!!!" me grita. Yo me empiezo a cagar de la risa mientras le echo la llave a la reja, y cuando va llegando a la esquina me vuelve a increpar: "Métete el instrumento por la raja!!!". JAJA. puta que me reía, y el rekuleado se fue pedaleando serenamente rumbo hacia la nada, porque está más piteado que la wawa con sífilis cosa que después me hizo pensar profundamente sobre el sentido de la existencia. Y la weá que más me daba risa era que me había dicho la misma weá dos veces pero usando sinónimos: guitarra/instrumento (weno, no son tan sinónimos pero la weá está dentro del campo semántico como nos dijera la profe Ema hacia muchos años atrás) y por otro lado el binomio oio/raja, que son palabras que uso mucho en mi lenguajear diario. En fin. Pero muy wena la imagen del travestido pedaleando hacia el ocaso, odiando al mundo. Lo iba a dibujar, pero me dio pajar (ojo: "pajar", y no paja. El pajar alude a un acopio de paja, así que entiéndase como una gran paja, a diferencia de paja, que tiene relación a un hecho o circunstancia particular). Además, cómo tan artista, pensé también. Para qué.
Llegué a la casa, me metí en la cama, me tapé hasta el cuello, puse Conan el niño del futuro y en tres ocasiones me puse a llorar. En serio. Primero fue una amargura intensa que me subió de la garganta hacia la parte frontal del rostro y me hizo rodar lágrimas por las mejillas. Se me pasó, iba como en el capítulo 6 y otra vez, pero fue espontáneo. Pero yo estaba tan feliz. Me sentía feliz... creo que en esa oportunidad fue la música. El tema con el que cierra (ending) de la serie. Hay un arreglo o variación sobre ese tema que tocan en las escenas donde Lana y Conan se encuentran. Otra vez me corrían las lágrimas, pero las dejaba no más, después me quedaba la cara tiesa con tanta sal. La última vez no sé por qué fue, pero me puse a llorar otra vez.
Llegó Ramiro, pasamos a buscar a la Claudia y nos vamos al día de San Patricio. Tomamos weás importadas, belgas, riiiiiicas.... una chorrillana sipo sipo y entramos al sistema en dos tiempos. Un dvd con el live 8, la Madonna, Snow Patrol y nos vamos. Qué hacemos?. Organizamos una pequeña reunión frente al motel donde había una ventana con las cortinas corridas y mirábamos por si acaso éramos expectadores de una escena porno. A Quilicura. 140Km/h, la música a todo chancho. La discoteca flaite. $4.500 la entrada. Están más weones, o se los kulearon los leones?. A comer asses mejor. JA. Ass. Déjame manejar hasta la casa. Y otra vez me da esa misma weá que me dio cuando iba manejando la mansa camioneta con todos mis primos metidos adentro escuchando reguetón a todo chancho, y ahora igual... y pensaba, chucha, cómo mutó la vida misma. Pero el hecho o conclusión de aquellos pensamientos es, en resumidas cuentas como la capitalización de mi propio aweonamiento llegó a materializarse, haciendo efectivo el sistema culiado, una vez más. Puta qué eficaz !!!!!!

Fin del día.

Zapatilla de Piano. Sala SCD Plaza Vespucio. Martes 17 de Agosto de 2010 20:00 hrs. Venta de entradas aquí.