¿Y yo qué hago aquí?

La weá weón.

22 julio 2010

Educación B

Filosofía barata y zapatos de goma
ni ésta mentira te hace feliz
quise quedarme cuando morí de pena
quise quedarme pero me fui.
Y en la terminal
y en la terminal
estoy descalzo y te espero a ti.
El ómnibus se ha ido
el amor se ha vencido
quise quedarme pero me fui.

Filosofía Barata y Zapatos de Goma
Charly García



Llevo acumulando muchas horas de ganas de escribir. Horas y horas, sobre todo viajes en micro mirando por la ventana, o sapeando a la gente con la que me tocó compartir esos viajes mugrientos hacia el absurdo kuleado miserable. Horas y horas. Juntai horas y armai un día, juntai días y se arman semanas... de ahí meses, de ahí muchos meses, y después se te juntan meses pero ni cagando llegas al año. Un año es mucho tiempo. Demasiado. Entonces por eso escribo aunque sea porquerías como estas movido por una fuerza horrenda que me pasa impulsando a vomitar palabrotas y párrafos. Y yo odio un poco esta weá, porque son fuerzas culiadas que no nacen desde el fondo de nuestro ser, como quisiéramos la gente picada a artista creer, sino que, muy por el contrario, es un condicionamiento horroroso al cual somos sometidos desde el momento que abandonamos la piscina de jugo tibiecito en la que estábamos sumergidos en la matriz de nuestras madres. Desde ahí salimos reseteaditos. Nuestros primeros contactos con el mundo comenzaron a marcarnos, o sea, a esculpir en esa materia blanca y amorfa que fue nuestro ser limpio una serie de códigos, fuentes, formas y tipos definidos. Se nos territorializó, se nos inyectó una serie de químicos y terminamos bailandole el bilillín a la abuelita en el asado familiar a cambio de veinte pesos pa jugarnos unas fichas en el bosconian y abstraernos un poco de la realidad. De esa abstracción extrajimos una educación alternativa. Pongámosle una educación B. Esa educación B fue un subproducto de todo el aparataje que empezó a desplegarse en este mundo inmediato y que con la llegada de los Chicago boys empezó a poblar nuestra existencia: una explosión en nuestras vidas de weás culiadas que ellos mismos nos forzaron a desear: tecnología. Nos convirtieron en adoradores de esta weá. Pero de todas formas continúa la educación B. Es una weá ultra inevitable, pero incluso la ultra inevitabilidad de este fenómeno culiado rasca pudo controlarse igual. Así que estamos cagados.
Ayer de vuelta, solo, sentado en la micro a las nueve y treinta y uno de la noche rumbo al oeste pensé mucho al respecto de esto. Mis primeras conclusiones apuntaban a que este era un espacio de educación B porque, sobre todo, había una capacidad de abstracción importante. Pero ahora, antes de acostarme me puse a puro dudar. Y lo primero que me hizo dudar fue el hecho de que me dejen meterme aquí a anotar estas weás asquerosas así de papa. Me dio más pena. Pero filo.
Igual pude desahogarme un poco.



PD
: Pico Conchetumare

05 julio 2010

Crítica

“Cuando dios te da un don, también te da un latigo…
y ese látigo es solamente para autoflajelarse”
Fito Paez.



Ahora mismo debería esta durmiendo, pero antes de hacer eso voy a redactar un par de wevadas.

Uno: el viernes fui a grabar, el sábado a carretear y el domingo puro weiar. Primera terminación verbal (ar). ¿Sincronía o Coincidencia?
-"soy weno pa negarte mono conshetumare"- (Zapatilla de Piano)

Lo segundo: otra vez las películas. 500 days of summer. Creo que es una de las primeras películas que veo donde la mujer es una canalla. Y si hilamos fino, es porque puro es una sipo sipo culiá pasada a caca con delirios setenteros-artístico-raríficoapropósitoides que al final de puro dar jugo termina casada con un mortal ordinario cualquiera. Me recordó a alguien.
-"te prometo que me iré a Francia"- (sipo sipo)

Tres: seguimos insistiendo con la weá de querer tener control. Esa ambición de control me parece muy natural y espontánea en nuestra especie, pero hay que irse con cuidado para no terminar pasando vergüenzas y asesinando. En verdad, el hecho que podamos decir doce mil cosas y ninguna de ellas se lleve nunca a efecto debiera parecernos avergonzante, pero eso no pasa pues, muy al contrario, la habladuría (como este blog de la conshesumare) están absolut oficializados. Nos prepararon para ser habladores (la política es la culminación de esta creación verborreica y descubrimos ahí mismo que esta misma habladuría mantiene el sistema que controla -regreso arriba-),y continuando en la línea del profe Deleuze, cuando cashamos que no tenemos qué shusha decir, sea por ignorancia o desinterés, continuamos abrasados por ese fuego que nos incita a tener que seguir metiendo cuchara cuando en verdad no tenemos ninguna weá con brillo que decir.
-"yapos... di algo"- (te quiero controlar).

Cuarto: desde marzo me ando esforzando por quedarme piola. Pero puta que cuesta. No sé de dónde saqué que lo que tengo que decir puede servir o importar. Cuesta. Levanto la mano en la clase, le doy el discurso a los cabros. Es terrible difícil. Pero es lindo irse pensando en la micro. Alguna gente no me deja.
-"yapos... escúchame"- (soy más importante que tú)

Cinco: "Esto es así..." Si se escucha esto hay que salir apretando cuea. Es incendiario, como napalm. Ni ahí con quemarnos.

6: Camilo Sexto.

Séptimo: (M) 1995.

Ocho: No casho qué me pasa, pero cuando percibo certeza y seguridad siento como vergüenza ajena. Es muy rara la weá, pero simplemente pasa. Estoy en cualquier parte o situación y si percibo algo de eso me compadezco al toque. Y también paso sintiendo compasión por gente culiada de la calle cualquiera. La última fue una vieja que vi en una bomba de bencina en alguna calle de Ñuñoa cargando su auto fino en un autoservicio. Puta que me compadecí de esa mujer. Me dio mucha pena verla en la bomba echándole bencina a su toco.
absurdo existencial petrobras

Noveno: (Noveno sueño... tuvo que salir de alguna brasa de este rescoldo de aweonamiento su chispa Beatle. Influencia.) Son las 3:o8am. Buenas noches y hasta pronto.