¿Y yo qué hago aquí?

La weá weón.

31 agosto 2008

la nalgada

Hace poquito me contaron que mi blog estaba entero fome.
El asunto es que de esta fomedad estoy enterado en un 100% desde hace rato y el asunto es que no he podido hacer nada por solucionar eso a la fecha.
No cacho qué wevada, pero siempre ando con ganas de escribir muchas weaitas pero llego a sentarme a escribirlas y me da una paja feroz, escucho un par de canciones washas, me pongo a shatear y chao, ya no quiero nada más con la cagadita del computador.
En algún momento iba a pasar, y me urge un poco la weá porque siempre me he sentido muy pulento para eso de andar inventando weás en la vida. Y es paradójico porque antes la mayoría de las cosas (casi todas en realidad) que escribía aquí eran puros chamullos negros. Y ahora que he salido mucho más, he visto mucho más weás bizarras y me han sucedido más cosas, no se me ocurre nada que narrar.
Son cosas de la vida, la vanguardia es así... todos nos sentimos lindos un rato, y después nos negamos con la idea que somos feos e indeseables. Pero es es muy común, incluso, mucho más común de lo que se puede llegar a pensar. Hasta la gente que sufre de alucinaciones crónicas y asume la realidad de manera distinta a tí tiene sus rollos al respecto: un día sí, o tro no... hoy la llevo, mañana valgo callampa.
Es muy triste, de todas formas, sentirnos callamperos, y creo que ahora último esa ha sido mi sansación o emoción de turno en el corazón. Y a pesar que en mi vida ocurren demasiadas cosas que me indican todo lo contrario, de todas formas mi corazón insiste en latir sincopado, así como medio fuera del ritmo de las vibraciones divinas del cosmos. O en verdad estas pueden puro ser ideas aweonadas que me invento para justificar mis mañas eternas de baja auotestima, y una depresión incipiente que me he negado a tratar más mi infinita pintada de monos para andar luciéndome.
Quien sabe. Igual da la mismo, y no es que yo diga que esto da lo mismo, sino que basta con observar bien y darse cuenta que situaciones como estas son tan recurrentes en nuestras existencias que si sumo las mías más las tuyas y más las de mi vecina de la casa que está pegada a la mía vamos creando una pandilla negra de vibraciones obtusas que deben fluir de todas formas por el universo, tal como también circulan las vibras armónicas y pacíficas compartiendo el mismo "espacio".

29 agosto 2008

subliminal




"Barney es un disnosaurio que vive en mi mente..."



PD: él es Martin, el hijo de la Yeralda, y esta foto se la pelé a la Rocío.
PD: es verdá.

25 agosto 2008

en la mosca

"I cheated myself,
Like I knew I would,
I told you I was trouble,
You know that I'm no good".

You know I'm no good
Amy Winehouse




Mal, weón. Mal mal. Muy mal. Otro día lunes con el mismo aceite lubricándome los pensamientos. No hay fluidez, no hay buena onda y las cargas de optimismo que me quedaban se fueron por el water hoy en la mañana cuando hice caca. Tampoco hay creatividad, o sea, cero capacidad para crear e inventar wevadas; incluso (y lo que siempre para mi ha sido lo más importante) esa tendencia natural que siempre tuve de querer llenar espacios vacíos comenzó a mutar o a verse asfixiada por la resignación de aceptar todo así como está no más. Ya no siento urgencia de rellenar un papel vacío, de pescar un palo y un cordel y armar algo. Nada. En algún momento tenía que pasar y yo ya lo tenía previsto. Siempre que me iba reflexionando en la micro sobre muchas wevadas terminaba, al final, revolcándome con esta idea. La reweá. Entonces, de pronto, caché que yo ya no andaba tan efervescente, no se me ocurría nada y lo único que quería era llegar luego a la casa y listo. Pico con casi todo. Ahora mismo estaba en la misma volada, y hoy me di cuenta que ya llegó esa hora que yo no quería que llegara nunca en mi vida: en que sintiera esa atracción inevitable hacia lo normal. Que de repente toda la fuerza que he usado en resistir lo común y corriente se me acabara y yo al fin terminara cediendo. Y parece que ya guatié y, como decía, me resigné a dejar todo así no más. Puta que me da pena oh... odio al mundo. Obligao a tomar, fumar, buscarme una polola, aprender a usar tarjetas de crédito, comprarme un celular, ponerme viejo y morirme de algo ajeno a mi voluntad. JAja...


"no quiero tomar más micros"



PD: viva Goyo Ramos
PD
: esto es mentira, estoy muy bien, lo que pasa es que no se me ha ocurrido ninguna weá para escribir aquí.

24 agosto 2008

dominguero e' mierda

Paseando al perro.
(domingo por la tarde)



PD: fue verdá la weá oh !

17 agosto 2008

roc en vivo

"Nos comimos una vaca cruda
Y nos parece poco
Si seguimos con esta alegría
Nos vamo´ a volver locos..."

Bersuit Vergarabat
La bolsa



Me gusta mucho la música de roc. Es muy buena.

Anoche me invitaron a ver a una banda de roc argentino llamada Bersuit Vergarabat. Eran muy potentes, porque la música sonaba muy muy fuerte. Había mucha gente joven que disfrutaba bailando y dando saltos. Me gustó sobre todo esa canción que comenzaba como roc, pero después se transformaba en cumbia. Su vocalista (un pelado culiado carismático) realizó unos movimientos que dejaron hipnotizado a mi amigo Guillermo, que me decía mucho rato después de terminada la weá que cuando cerraba los ojos aun veía al tipo este moviendo sus bracitos así como Barney el dinosaurio, mientras lo imitaba haciendo así (imagínenlo po).
"Me recuerda a Guerrero" me dijo también. Tendrían que sapear a Ariel y luego al pelado Cordera para hacerse una idea.
Es bacán el roc en vivo. Observar a todos esos tipos tocando sus instrumentos. Me imagino que les debe pasar a todos que cuando ves a la banda en el escenario tiendes como a quedarte pegado con algún integrante porque algo encontraste ahí que te gustó y no te cansas de mirar. A mí me pasó con el viejo conshesumadre que tocaba la guitarra eléctrica a la derecha del escenario. Estaba todo el rato fumando el muy vicioso, y se pegaba los toques mientras charangueaba. Sonaba fuerte y se juraba roquero por todas partes. Lo envidié.
El cantante tenía así como todo fríamente calculado, y se notaba que llevaba mucho rato haciendo lo mismo, porque en ningún momento lo sentí conmovido por ver a toda esa horda de personas vueltas locas reaccionando frente a su banda, o las cosas que se ponía a decir de repente entre canción y canción.
El teatro no estaba lleno, y uno podía como desplazarse donde fuera. Yo me quedé atrás porque no quería bailar al frente con los más fanáticos. Yo miraba parado, con una pata adelante y de brazos cruzados. Al lado, Guillermo, con el que conversábamos. Es que no cachábamos ninguna weá, ni ninguna canción. Entonces en eso estábamos cuando Guillermo se va al baño y sigo sapeando solo. Pasó un rato y me extrañó que se demorara tanto, entonces me di la vuelta para sapearlo porque pudo haberse equivocado de puerta para entrar a cancha, y en esa vuelta me doy cuenta que tenía justo a mi espalda a una niña como entre 18 y 21 años más hermosa que hubiera visto así como en persona, que usaba una chaqueta de cuero y observaba el concierto en la paz monumental del universo y que me cachó en pleno perplejo mirándola baboso. Yo me dei vuelta al acto, cagado de miedo, y me negué tranquilito. Menos mal que Guillermo volvió.
Y menos mal que la weá ya terminó.


PD: voy a la cocina luego al comedor...

05 agosto 2008

il pajarito

El mundo es el puro reflejo de lo que nosotros somos.

Hace unos días atrás pesqué el rifle, le chanté un postón, le hice puntería a un zorzal que estaba en una rama del aromo del patio de la casa de Miguel, apreté el gatillo y le dí. Lo vi caer entre las ramas hasta golpearse con fuerza contra la tierra. Ahí se quedó, el pobre, muy mal herido, respirando fuerte y abriendo el pico con intermitencia, como dando un grito mudo, pues ya era incapaz de emitir sonido alguno. Me quedé un rato parado con el rifle en la mano, pero no sentí ni pensé nada. Me di media vuelta, cargué el rifle de nuevo y fui donde estaba el pájaro sufriendo su dolor. Apenas me acerqué el ave intentó desesperada huir de mí. Se arrastraba apenas, e intentó esconderse bajo las ramas de un helecho. Ahí se quedó, temerosa. Entonces metí el cañón del rifle entre las hojas, lo dejé a unos centímetros de la espalda del pajarito y con una sola mano apunté y apreté el gatillo. El zorzal se tensó completo, como si le hubiera dado un golpe de corriente, y luego comenzó a bajar poco a poco su pequeña cabeza y a cerrar sus ojos como si fuera un aparato eléctrico al que se le agota la energía. En ese momento el corazón se me astilló y le tomé el peso a tamaño acto de crueldad que no me costó más de cinco minutos llevar a cabo con una frialdad que hasta yo mismo desconocía capaz en mí. Soy un asesino.
Y eso...
Después me lamenté con todo el mundo e hice un show con la weá... pero la verdad es que el hecho habla por sí solo.
Hoy pesqué el diario y leí las noticias: asesinos crueles, violadores degenerados al extremo, asaltantes violentos, estafadores calculadores... etc etc etc. Ese es mi mundo; o sea, a la larga, un reflejo exacto de la misma clase de mierda que soy yo.