¿Y yo qué hago aquí?

La weá weón.

30 junio 2008

recuerdo

Hoy ha hecho mucho frío. La cagó. Estuve todo el día entumido.
La weaita es que anoche me fui de joda con Sémola's Grum y como que nos bajó la maña de carretear los domingos en la noche y los días de semana. Vamos a los mismos bares, tomamos las mismas cosas y hasta hablamos las mismas weaitas. Y puta que hacía frío. Yo andaba todo un Caleta Chuck Norris boy a dos buzos, gorro de lana, parka, chaleco y polerón. Pero igual, cagado de frío. En el bar estábamos bien. Yo no podía despegar la vista del televisor y el programa de los carabineros, y en el otro bar el roc nos tenía medios sordos. Estábamos muy bien, y las avenidas estaban más peladas que sobaco de bailarina. Pero hacía un frío sólido frente al cual no se podía simplemente fingir indiferencia. Puta que está helado por aquí y puta que está helado por allá.
Pero igual rico, si no anda nadie. Así que mejor seguiremos peluseando días domingos y días de semana y los fines de semana nos iremos a hibernar o cada uno a hacer las canciones pal disco que, ojalá, grabemos algún día.

23 junio 2008

ejalé

Hace poco iba con la Lidia en la micro de vuelta a casa. Como la socia no tiene masa ni forma demasiado definida como que se fue sentada sobre mis piernas, con la espalda hacia la ventana y así íbamos embalados escuchando la radio uno en el péndrai. En eso empieza a sonar un tema de la Javiera Mena y esta weona empieza a puro pelarla. Yo me hice el sordo. Pero la loca déle que déle con la wevada, que no sé cómo te puede gustar tanto, que lo hacís pa puro pintar el mono y fastidiar a la gente si en verdad valía callampa... entre otras muchas especificaciones musicales (me da lata admitirlo, pero la weona sabe mucho de música) y yo vacilaba la weá no más, piolita.
Íbamos calientitos y sobre todo cómodos, hasta nos habíamos pegado la paja de hacer la fila larga para irnos sentados porque habíamos estado todo el día de pie. Pero aun así el momento no pudo seguir siendo lindo. Pasó un rato y me chorié.
Cállate, le dije.
La vieja que venía sentada al lado mío miró de reojo haciendo gestos de vieja kuleada (esos típicos con lo que te quieren exprezar su reproche hacia alguna actitud tuya), pero me esforcé por ignorarla. A todo esto el tema de la Mena hace rato se había acabado. Entonces oigo la voz del Sergio Lagos que dice alguna cosa, y luego tiran un tema de los Bunkers que más me sonaba a un destilado de algún disco de banda popera inglesa setentera pero con la voz d
e Álvaro Henríquez, pero made in Shangai. Y esta weona que se enoja y empezamos otra pelea. Igual la socia me cagaba (como decía, sabe mucho de música). Y yo también estaba picado, y me quedé callado mejor. Pasó un rato y, al parecer, se choreó.
Cállate, me dijo.
Y me callé.
Pasó harto rato. Estábamos calientitos y cómodos, pero la weá no era nada linda. En eso la micro se para en plena autopista. Un taco. No avanzábamos un metro.
En eso la Lidia se pega un suspiro, y se apoya con su mejilla derecha sobre mi cachete izquierdo.
Estaba calientita. Yo cerré los ojos no más, y volvimos a ser dichosos de nuevo, escuchando a los Blue Splendor rumbo a Quilicuma avanzando a dos centímetros por hora en una góndola llena.






PD: es verdá.

20 junio 2008

Lidia

Lidia viene de Lidiar. Si sapean bien es como el imperativo del verbo lidiar: "lidia tú".
Lorea' lo que dije. Todavía recuerdo las cosas del colegio. En fin, no interesa. Pero se debe tomar atención en el detalle. En verdad que es un buen nombre. Y es bueno en este caso porque con esta weona paso puro peleando. Me la paso lidiando. Lideando. O sea: lidio, porque peleo, y Lideo porque me la paso todo el rato con ella.
Lo otro: es nombre femenino. Ja. Es que hago la observación porque puede que nadie se haya dado cuenta. Y es mujer porque lo femenino es el complemento específico. Somos como enzimas específicas: el cóncavo y convexo del que cantaba Don Roberto Carlos; el pedazo de costilla, la cacha de la espada y la gallina de goma.
Por eso es personaje femenino.
Además, como siempre he contado, con las mujeres me llevo mal y ésta, en la práctica, no existe.

16 junio 2008

Ella es bailarina

Otro lunes, papito. Tempranito por la matina.
Y puta que hace frío.
Saludos para la Flavia, el Alejandro, el Jorge y la Penélope.





PD: no toquen

15 junio 2008

Copi

Es martes, son kas 19:31, estoy donde el Miguel, usando su pc, mientras lo escucho tocar la sonata 7 de Mozart, y estoy cachando que esta weaita se publicará el domingo sola.

PD:tengo acompañante imaginaria.

08 junio 2008

parole parole parole



“Yo no sé lo que sentí esa tarde que te olí
yo pensaba en otras cosas
el mal olor vino a mí
yo creía que te bañabas
tu desodorante me engañó
ahora se que sós un puerco de mierda
LA PUTA QUE TE PARIO

Bañáte por mi....”

Bañáte por mí.

Damas Gratis

“Las palabras nos explican lo que nunca entenderemos
Si fue cierto, fue mentira o si al fin fue todo un sueño.”

Las Palabras

Fito Páez

Uno se la pasa puro hablando burradas.

La palabra en nosotros es equivalente al berreo en una oveja: monotemático, arrítmico, tedioso y absurdo. Pero igual seguiremos hablando y las ovejas berreando. Uno habla de si mismo y de todo. De todo y de si mismo. Y es que hace un poquito ya que me convencí que nuestro afán de transmisor de frecuencia media a baja no es más (ni menos) que una especia de reflejo instintivo (weno, y a la vez más condicionado que el dios Ra) y uno, a la larga, y por la misma wevada, no tiene ninguna culpa de ello. Así que no podemos callar. El reflejo ese es así venga a saber yo por qué, pero a lo que voy es que la weaita es como respirar o pestañear.

No se le debe tomar atención.

La weaita es que en todos estos años que llevo dándome vueltas por ahí, sapeando mucho, me di cuenta que todo lo que sale de la boca es aire que se disuelve en la infinidad del cosmos.

No niego (no puedo negar) la influencia tremenda que puede llegar a generar el puro hecho de nombrar algo, incluso, al punto de poder llegar a materializarlo. Pero el concepto de comunicación las pelotas.

Es un espectro. Y es que la comunicación es como la excusa con la que queremos reivindicar de sentido a todas las cosas que, en realidad, no lo tienen en lo absoluto.

Hace poquito leí cierta wevada que me aclaró mucho al respecto. Parece que esa era la idea con la que anduve en la punta de mi lengua tanto rato sin poder ser capaz de aislarla para poder definirla. Puta, ese afán de querer definir y poner nombres es una maña kuleada muy olluda que heredamos de Adán. En fin. No lo puedo evitar. Por eso escribo.

La cosa es que claro, yo me la pasaba pensando y pensando y no pensaba ninguna weaita. Y como que me bajaba la angurri de no ser capaz de decir esa weá- Pero puta ¿para qué? ¿Para venir a escribirlo aquí y comunicarlo?

Y claaaaaaaro po. ¿Pa qué chucha? Y es más: ¿De dónde chucha saqué eso?.

Y bueno, como iba diciendo, es una maña que nace desde mi propio ADN sumado a la vanidad de ayer, hoy y siempre que impulsa a la humanidad a hacer cultura, entendiendo por cultura a todo el quehacer de nuestra especie.

Así que pico no más, no estoy comunicando nada. Estoy puro transmitiendo, y transmitiendo medio histérico porque me la paso sumido en dilemas con la existencia solito, de puro baboso.

Entonces la comunicación es entera mula. No puedo comunicarte mi creer, pensar o sentir porque:

1. Todo es mula y la palabra no tiene relación alguna con la realidad salvo cuando se expresa como una orden.

2. pico conchetumare. Nadie cree nunca nada.

3. palabras màs, palabras menos da lo mismo. Hablar es la weá más fácil de todo el listado de capacidades con las que nos hemos ido dotando a través de los años desde que aparecimos sobre el planeta tierra. Podemos hablar todo el día y todo el rato. Hacemos menos caca y pichí de lo que hablaremos en todas nuestras vidas. Más hablamos de lo que seríamos capaces de trabajar para hacer de este un mundo mejor, y hasta cuando estamos muy cansados, descansando, podemos seguir hablando igual. Miras hacia los lados y están todos conversando.

Y puta que nos hablamos mucho, y muchos locos a la vez en este mismo instante pueden estar comentando la misma weaita (que Everton hizo cagar a Colo Colo) y la weá es que pareciera que la comunicación fluye en mi mundo en forma maravillosa debido al nivel de lenguaje que hemos desarrollado en todos estos años de evolución. JEje. El pico del cura, si a la larga nada se dice. El lenguaje es efectivo cuando es orden, mandato, y se obedece:

“oie, indio conshetumare” -le decía Pedro de Valdivia al joven Lautaro- “anda a ensillarme el jumento”. Y el weón partía. Y así la tiranía se hizo efectiva. Así fue como el natural fue sometido por el huinca aparecido. Así al fin las palabras emitidas de la boca de alguien generaron un movimiento cien por ciento efectivo, y así mismo Napoleón y su tremendamente emperatriz, ja, se declaró emperador, así mismo la iglesia se entretuvo torturando herejes en la edad media y así los regímenes militares en América latina y en la península fueron tan efectivos, fatales e implacables. Comunicando de verdá.

Filo con los ideólogos o filósofos. Nunca sirvieron para nada y aun no sirven. Es el jugo eterno de la palabra: el querer comunicar.

Aparecieron, entonces, los poetas. Los que ya supieron que la palabra desde su origen siempre valió callampa, y que la intención de comunicación es imposible y el afán de querer comunicar es absurdo. Por eso se sentaron a hacer poesía, porque tampoco querían trabajar los weones flojos. Se pusieron a hacer caldos de palabras, muchas frases que para las poblaciones carecían de significado o coherencia pero sí estaban cargadas de la potencialidad de hacer reacción química con cada individuo en particular sin prescindir de ningún requisito previo salvo estar vivo ( y saber leer (aunque ni eso, no falta la persona buena onda que te puede leer)).

Las proclamas, manifiestos, declaraciones o la weá que sea son simplemente comunicados. Orden. Mandato. Eso es política, es burocracia y el eterno cambiar al mundo. Así las tiranías siempre han sido más efectivas que las ideologías quiméricas del nuevo orden que harían de este un mundo mejor, y todas esas tiranías son hoy por hoy las formas que dominan la organización social de las poblaciones en la actualidad.

Libros ayer. Hoy la red global. Comunicando, manteniéndonos comunicados. No es más que el espectro que domina hoy al mundo. El mandato y la orden actuales son ceros y unos y un “ordenador” (paradoja kuleada) en cada hogar. Así es como hoy se controla a las poblaciones, así es como se massmediatizan todos los productos existentes y se distribuyen around the World (incluso hasta el arte, que juramos es la liberación del hombre). Y aquí estamos, tú y yo, frente a la pantallita de alguna máquina.

Ahora sí que ya no creo más en estas weaitas.

Estuve caleta de tiempo dudoso mirando con recelo hasta las mismas weaitas en las que me paso la mayor parte del tiempo pensando. Siempre he dudado de la genialidad, la inteligencia, la solvencia y la consecuencia. Siempre he dudado de la verdad, y hasta ahora hace poco me ha dado por dudar, también, de las mentiras. Y es que desde chiquitito que he sentido que nada de eso, de las palabras, tiene una relación directa con lo que somos, y es por lo mismo que me la paso hablando tanto del derecho a poder contradecirnos, retractarnos o arrepentirnos. Para resistir a todo este palabrerío horrendo, a toda esta “matrix” de definiciones y nomenclaturas. La palabra es rígida, déspota, tirana, y tiene una forma demasiado definida, y muy demasiado definida siento yo, para lo que uno debe ser en verdad (cualquier wevada, menos todo esto que ya somos capaces de definir).

Es la resistencia del nagual contra mi tonal.

Y weno, la volada es que entre una info y otra vamos rebotando y así la vida se proyecta y pico no más. joJO.

Así que por lo mismo es que hace rato ya que no estoy ni ahí con la consecuencia y disfruto puro escribiendo porque sí no más. Es que soy como el Agustín Arenas alias “supertaldo” y a mí, como a él, lo que más me gusta de escribir es la escritura. Y nunca comprendí por qué a todos los sacos weas les daba risa cuando el niño le dijo eso al periodista en medio de tan célebre entrevista, que terminaron tildando esa frase como una imbecilidad connotada siendo que yo había entendido algo demasiado coherente y es que a mi me pasa igual: lo que más me gusta de escribir es la escritura. Lo que más me gusta de tener este blog es sentarme a escribirlo. No soy un escritor kuleado repleto de ideas y observaciones certeras y brillantes sobre las personas y la vida. Pico. Valgo callampa. A mi lo único que me gusta hacer es escribir y escribir como un simio. Tipear, o pescar el lápiz y llenar y llenar cuadernos y papelitos en blanco. Y al igual que el Agustín, copio. ¿Y qué copio?, lo que sea: a veces leo dos frases del dedo en la llaga de la cuarta, o una hojeada a una página cualquiera de cualquier libro y listo, lo copio. Lo copio y sigo inventando conclusiones, o alargando las historias. Reproduzco y copio lo que sea. Si yo no quiero decir nada. No quiero comunicar, y no me esfuerzo. Soy otro súpertaldo: echo chuchadas, soy flaco y parezco un escuincle que inspira imbecilidad a favor de todos aquellos que se sienten ajenos al aweonamiento o la tontera.

Escribo no más. No soy escritor, soy escribiente. Por eso, casi al final de todas las weás publicadas aquí siempre he puesto un post data: esta weá es entera falsa, es mentira.

Me importan el pico las palabras así que me retracto, y seguiré retractándome, cambiando de parecer, contradiciéndome y siendo inconsecuente.

Tengo que escribir no más. Es justo y necesario.


PD: la weá weón.

06 junio 2008

penqueada

Flavia enviado 06-06-2008 11:33:
nicolas eres una bestia, por que le hiciste eso a la guitarra, lo que te hace falta a ti es una buena sacada de chucha y ahi se te va pasar todo, no me hables cabro huevon, eso que tu tienes es ser un mal criado, parece que yo tuve la culpa de como eres, pero si tengo que pegarte lo voy a hacer y no me van a doler las manos por que con un palo te las voy a dar.

05 junio 2008

Dr Robert

"Pero los dinosaurios van a desaparecer..."
Los dinosaurios
Charly García


Aprovechando que ya pasó toda la weaita Robertiana expongo públicamente esta foto kuleada que me gusta más que la chucha donde aparezco junto al finado Roberto Mallea Alcántar.
De él no diré nada porque ya se dijo mucho.







PD: la foto fue de verdá.