¿Y yo qué hago aquí?

La weá weón.

20 diciembre 2007

más feliz que la mierda


Gonzalo Aloras y mi mamá.




Este es Gonzalo Aloras.




Este es Gonzalo Aloras y yo.



Gonzalo a la guitarra.




Gonzalo al piano.




Fito Páez, choreado (nos tomamos la foto igual)




Yo, entero dichoso.




Fito pa la casa.




Gonzalo pa la casa.
(Chao, hasta la próxima)


PD: esto fue de verdá

13 diciembre 2007

soy tan feliz

12 diciembre 2007

sueño

"Los sueños, sueños son" me dice mi mamá siempre que le pelo cables con algún sueño sicoseante que hubiera tenido.
Los temas en mis sueños son muy recurrentes: que puedo volar, que hay trenes, que los paisajes son parecidos al lecho del río Maipo a la altura de la ruta 5 sur, que nado en el río Mapocho (o cualquier río) puentes con pilotes gigantescos, que puedo respirar bajo el agua y gente que ni existe. Ah, y las minitas flacas y planas.
Hace poco volví a verme a guata pelá tomando el sol sobre la base oblicua de un pilar inmenso de hormigón, mientras miraba el agua café correr sin hacer un ruido siquiera. At the river, onda chill out. Y la weá es que siento el solcito quemarme la espalda, miro hacia el lado donde la sombra del puente inmenso oscurece el agua y esa imagen tenebrosa como que me llama a ir a ver qué hay por allá -aunque no voy- y a mi espalda está el río que se dirige hacia el cielo, en un medio día precioso. Es como feo y bonito a la vez. Me siento, me miro las piernas flacas, lampiñas, los dedos arrugados y miro hacia arriba a un cabro chico que grita alguna weá en lengua (no entiendo qué chucha dice) y se lanza desde el puente al agua, y de ahí otro y otro cabro chico más que lo siguen, garabateando en lengua de gente que no es cristiana. Nadan hasta los pilotes que están a cada lado, y uno nada hasta el pilote donde estoy yo, me paro, le doy las manos y lo ayudo a salir. El weón tiembla. De ahi empiezan a llegar más cabros chicos, y de pronto en el pilote somos una hilera de pendejos color coshayuyo tomando sol usando unos trajes de baño onda zé pequeño.
El río es asqueroso. Me tiro al agua. me hundo, no puedo salir, pero cuando respiro es como si respirara aire, así que al llegar al fondo tapizado en adoquines de piedra camino por la profundidad hasta llegar a una escalera que me saca fuera. Estoy sobre un murallón, sapeo hacia los pilotes y estoy a la mierda. Apenas alcanzo a ver a los cabros chapoteando y pasándolo la raja. Entonces subo hasta el puente y hay una línea de tren. Me voy caminando jugando sobres los durmientes de la weaita hasta que llego justo donde están los cabros. Me paro al borde. Antes de lanzarme echo un looking alrededor y claro: está la cordillera, el valle tremendo, el río chocar con la cordilera de la costa, al fondo, unos álamos a lo leeeejos, y el río café y ancho. Veo a los cabros como hormigas. Grito una weá. Los weones miran hacia arriba y me hacen hola con las manos. Cruzo mis brazos sobre el pecho, doy un saltito y me lanzo. Caigo al agua, me hundo mucho, pero otra vez puedo respirar, y salgo a flote. No hay nadie. Está empezando a oscurecer. Nado hacia un pilote, me arrimo, y cada vez está más oscuro. A mi derecha, donde estaba el murallón de piedra por donde había subido, comienza a encenderse una hilera de faroles que no habìa notado siquiera. A mi izquierda ocurre lo mismo. El cielo está morado, variando a un azul ultramarino. Aparece una estrella muy luminosa justo sobre mi cabeza, luego comienzan a aparecer más estrellas, y luego más y más y comienzan a encenderse las luces de un edificio muy a lo lejos, luego otro, y otro, y así esas estrellas se mezclan con las luces de una ciudad que comienza a brotar poco a poco por cada una de las riberas de mi río café e inmenso que ahora cada vez se hace más y más angosto hasta ser el mismo Mapocho a la altura del puente Manuel Rodríguez. Yo estoy de pie, solo y vistiendo un traje de baño vintage. Cagado de frío sapeo todo y no cacho cómo salir de ahí.

PD: pico conchetumare.

10 diciembre 2007

Cine en Bombay











09 diciembre 2007

Aburrimiento

Hoy día me levanté y me eché a hacer zapping cuando me pongo a ver en el TVN ese programa de la belleza nueva y me pegué con el físico francés que hablaba bonito y en eso lo cacho embalao con el periodista conversando sobre el tiempo, poesía y filosofía. De entrada no entendí una. Quizá no entendí nunca nada en todo ese rato de programa que alcancé a ver. Pero en eso el entrevistador barbudo pesca un librito de Baudelaire y lee un pedacito donde habla del mosntruo más feo y terrible llamado aburriemiento. Termina de leer, deja el librito sobre la mesa, se pone el dedo gordo de la mano derecha bajo la pera y le pregunta en francés al físico: "en términos de la física: ¿qué es el aburrimiento?". Yo me enderecé y me puse a oír al francés, que redactaba su plática oral tan ordenadito tal y cual si fuera un libro parlante, entero intrigado con lo que fuera a responder; nada de muletillas, ni parafernalias retóricas ni nada... era muy pedagógico, muy sencillo... yo estaba fascinado leyendo los subtítulos y cachando al científico hablando sobre mañas de la humanidad. Al final contó que el tema del aburrimiento tenía que ver con vivir un ahora muy puro, libre de las contaminaciones propias que sufre el presente de aquellos que están embebidos en carreras estrepitosas, apasionadas o intensas. O sea, que las personas en circunstancias así tienen su presente, su ahora, contaminado por las revisiones constante hacia lo que ya fue, y sobre todo mucho más pendientes en un tiempo próximo que ya será. En cabio a weones como yo, que están viviendo la vida vaga de Nicochino, experimentan un presente tan puro que de pronto se hayan solos en la inmensidad infinita con todo el universo apoyándose sobre sus molleras, lo que vendría a provocar estos cuadros con los que yo me siento tan identificado y que son puro encontrarte con la realidad que te lija el alma directamente adentro de una caja negra.
Eso es el aburrimiento, po, cabros kuleados.


JAja. En realidá no sé... no tengo idea.


PD: los quiero a todos, y quiero tener más amigos.

06 diciembre 2007

Cumpleaños Feliz

Nací un día lunes 6 de Diciembre del año 1982 a las 11:05 am en un día bonito, igual que este.
Un saludo para mi primastro Miguel Zamora que también hoy está de cumpleaños.
La Paola Ortega, mi amigui de El Tabo también hoy cumple años.
El sobrino de Miguel cumple un año también hoy... en Iquique!...
Y parece que el Nicolás también (el hijo del Martín con la Sole).
ah !... la Dulce María de RBD hoy está de cumpleaños... y la Alicia Machado, una mina playboy, actriz y cantante...



PD: ayer el blog cumplió dos años.

04 diciembre 2007

#9 dream

Dear Pantxa,

Estaba cachando que mis días son muy simples. Onda, me levanto, tomo la góndola, llego, me dan las catorce, tomo góndola, llego a casa y luego la tarde se esfuma con una rapidez cruel.
Ahora son las veintires y me siento tan cansando. Pero ese cansancio es como desde los nervios. Es casi una ficción. Un cansancio en el alma. Una fatiga de los engranajes de mi cerebro que no se mueven, o de los pistones de mis músculos que no trabajan nada. Una paja absoluta, desde la médula de los wesos. Un estancamiento general. De hecho, una cadena montañosa debe tener más actividad que yo...
La vida mirada desde esta perspectiva es entera fome.
Las perspectivas cambian. La micro comienza a moverse y puede alcanzar una velocidad tal que puede terminar engañando a mi ojo y darme la sensación que la línea punteada de la autopista es una sóla línea blanca sin intermitencias proyectada hacia el horizonte.
Desde aquí veo las cosas esáticas. Veo los ladrillos de la pared de las casas de la villa como ladrillos muertos. No veo una casa. No veo una villa. Veo ladrillos muertos, un cielo estático y un rebaño de nimbos mugrosos detenidos en el cielo. Siento calor, pero un calor muerto. Sin aire... y me hundo y me hundo en mí mismo.
Lo otro es que estos dós días (lunes y martes) he soñado con lugares y personas que nunca antes habìa visto en mi vida. Lo más sorprendente es que en ambos sueños yo podía mantenerme estático en el aire si quería. En un sueño yo flotaba muy cerca del suelo (no podía elevarme mucho) y para desplazarme debía hacer los mismo moviemientos que hago cuando nado bajo el agua. Y en el último sueño, yo estaba sobre un andamio muy frágil que terminó por romperse y desarmarse, y en vez de caer me mantuve en el aire de la mano de una persona.
Son lugares tan especiales. Uno era una especie de auditorio (o teatro) muy viejo y destruído con una puerta lateral que daba a un sendero que se perdía en un campo. El otro era una quebrada llena de rocas redondeadas y gigantescas, de color claro, con una posa de agua y un río que corría entre muchos bolones.
Extraño esos lugares donde nunca he estado, y extraño a toda esa gente que estaba ahí y que nunca he visto. Estos dos días he despertado con una pena negra. Una pena muy amarga que se va disipando conforme me incorporo a la realidad de mi nuevo día y poco a poco el recuerdo de lo soñado comienza a desvanecerse.
Ahora me voy a ir a dormir, y espero volver a esos lugares donde disfruto tanto el sólo hecho de aparecerme y ponerme a jugar con un atado de personajes que aquí no existen, en esos lugares tan raros que tampoco existen y de donde me da tanta pena regresar para volver aquí donde todo sí existe, y la gente que conozco también existe.

Eso no más.

Nicochino

02 diciembre 2007

neo-alumbramiento

Hace un tiempo tuve una idea muy buena sobre una historia para el guión con el que iba a participar en cierto concurso en el que, al final, nunca terminé concursando por motivos que nombraré de ahí...
La lesera es que nunca escribí en la vida una historia larga. Así que para ayudarme comencé a anotar todas las ideas washas que se me ocurrían en cualquier parte con un portaminas que siempre andaba preocupado de andar trayendo, y escribirlas sobre papelitos que encontrara en el momento: boletos, papel confor, los bordes del diario etc. Y así, en una semana, junté una rumba de papeles llenos de ideas que no tenían nada que ver en lo absoluto una con la otra. No hayaba qué hacer con todo eso. Se me ocurrió, entonces, que apenas tuviera todas las ideas que se me ocurriertan un mismo día, el mismo día tendría que insertarlas en mi historia (mi sinopsis, o idea base, estaba lista) cosa que así no se me fueran juntando papeles en los bolsillos con escrituras a mina 0.5mm que con el roce terminaban borrándose. Así, entonces, todos los días tenía como pega insertar ideas washas en una historia entera fome, normal y predecible (de esas historias de película joligudense). Pero un día cualquiera me di cuenta que me estaba yendo en voladas porque pensaba en mi historia en todo momento, y todos los días tenía una idea mejor que la del día anterior, y me venía al word del pc, seleccionaba, borraba e insertaba un nuevo detalle. Pero mis ideas eran detalles que escribía en letra cursiva a modo de comentario entre los diálogos. Quería que la actriz pusiera cara de eso que yo quería, y no de lo que se pudieran imaginar los demás. Me afané mucho con eso. Mis personajes apenas hablaban, y cuando lo hacían eran unos diálogos de mierda horribles que, por lo general, eran extractos de conversaciones de gente que yo oía conversar en la micro, la calle o recuerdos de conversaciones de cajeras de supermercado saliendo del turno (que oí muchos cuando yo mismo fui cajero en un supermercado). De hecho, mi historia era sobre una cajera de supermercado con una hija media feíta, ambas washitas en un mundo feo y cruel. Pero todo eso es normal. Yo ya lo había visto. Así que no me preocupaba mostrar nada que no pudiera ser creíble para un espectador que como yo ha ido a un supermercado y jamás se bancaría a una Ingrid Isensee de cajera atendiendo a un león que se lleva varios kilos de carne.
Terminé entero obsesionado con los comentarios en letra cursiva. Los diálogos eran charchas, pero las escenas las sobrecargaba con detallitos de mierda. Los bolsillos de mis pantalones estaban llenos de pelusas blancas que la semana anterior fueron ideas que se me quedaron olvidadas y que terminaron zozobrando en las tormentas mulas de la lavadora y la implacabilidad del Omo Matic. Después intentaba recordarlas, pero mejor las reemplazaba por las nuevas. Hasta que sin darme cuenta todas las ideas washas comenzaron a tener algo en común y la historia continuaba siendo la misma cosa simple que se me ocurrió desde un principio, eso no lo modificaba, pero la intención que había detrás de cada cosita que yo quería que se viera se notaba la misma obsesión en destacarle a un supuesto futuro espectador las mismas cosas en las que suelo fijarme y en las que, en conjunto, me muestran el mundo particular en que yo vivo, la forma en que siempre lo he visto y la inquietud de siempre de querer hacer una exhibión al mundo de mi visión de la realidad en particular.

La vanidad es así.

Toda esta wevadita terminó por parecerme lo mismo que hacerse un egolog y poner fotos arregladas con cometarios ídem, escribir diarios kuleados en un blog (eso ya lo tengo), publicar videos en youtube, dibujos en Devianart, tener un sitio en myspace (también juego en uno de esos), purevolume, una página web, etc, etc, etc. Así que si participaba en el concurso de guión amateur era sólo por un millón de pesitos y la esperanza de ver mi historia hecha película sentado una butaca de cine medio aburguesado. Pero me fundí, descubrí que hoy esa clase de sueños se resuelve rápido buscando el sitio que te provea de los servicios que se adapte mejor a la manera que tienes de "expresarte tú mismo"** y expresar tus inquietudes y listo... un cabro en Nepal puede estar en ciber, escribir mal la dirección porno que le dieron y terminar desembocando en tu espacio virtual por mera casualidad ( o conjunción astral) y maravillarse de lo talentoso, certero e inteligente que eres dejando un comment o post.


(**) frase olluda