¿Y yo qué hago aquí?

La weá weón.

23 noviembre 2006

NICOCHINO

Nicochino viene de la contración de Nicolás + cochino. Y es porque yo soy una persona cochina que no disfruta del aseo personal.
Cuando era un pendejo de cinco años fui a jugar a la casa de un compañero, y cuando llegó la hora de almorzar la mamá hizo que me lavara las manos con jabón hasta los codos. Puta qué wevada más incómoda pa un weón de menos de un metro (fui chico) y más encima cochino. Y con mi compare' dejamos la cagada en el baño, y nos fuimos rajados a la mesa a comer alguna cosa que no puedo recordar.
Ese es el primer recuerdo vagabundo que tengo donde yo empezaba con mis primeros cuestionamientos acerca del higiene. Puta... lavarme con jabón hasta los codos, pensé... qué weá más innecesaria.
De ahí hacia adelante, y hasta hoy, que sigo dudando del asunto del higiene, y sobre todo de la evolución a la ke ha llegado esa vaina hoy en día.
Por culpa de los biólogos que quisieron ver más allá se descubrieron y se descubren una serie de insectos microscópicos que pueden matarte sólo porque les da la gana, o porque no te lavaste bien las manos. Ke lata. Y un weón de esos puede meterte miedo con toda su retórica biológica calcando algún modelo determinado de hombre de ciencia y conocimiento.
Pero eso es pura vanidad.
Lo cierto es que estamos rodeados de cosas demasiado chicas que jamás podremos ver, y mucho menos hacernos una idea mínima del daño que pueden llegar a hacernos. Pero aún conciente de esto, y de hartas cosas que me han contado (mentiras) y de otras que he oído en carretes medio curado (mitos) sigo con mi costumbre de la poca higiene.
Pero en serio... soy cochino. No me gusta lavarme los dientes todos los días y a cada rato, y tampoco pasar metido mucho rato en la ducha, porque el agua para enjabonarme y enjuagarme no me gusta. Me fascina el agua, es el mejor invento de Dios, pero en las playas, los ríos, lagos y piscinas municipales. Pero cuando se usa para andar lavándose los sobacos o para limpiar el auto no me gusta. No. Para nada.
Como suele decirme un amigo, soy una persona básica. Y parte de mi basicidad se nota en este punto: en lo malo que soy para el higiene. La gente que no es básica se preocupa de su higiene porque sabe que es algo necesario: cuidarse a sí mismo, y a la vez poder ser aceptable para el resto, porque nadie quiere andar con alguien que ande pasado a raja al lado. Puta... sipo... claro que sí. Lo otro es nuestra vanidad: preocuparnos de peinarnos como nos gusta, de oler rico, de sentirnos "bien", etc... pero weno... eso debe ser así.
Pero yo no estoy ni ahí. Y sólo me preocupo del higiene básico, porque soy básico: que no me enferme y no se me note lo cochino que soy. Nada más. Los perfumes, los jabones, los shampoos especializados, los calcetines y las piedras pómez están en el olvido... la última vez que me dediké a mi higiene fue cuando me compré una barra de jabón bruto para lijarme la cara cuando me llegó la pubertad y las espinillas me dominaron el rostro.
Hoy estoy rancio, pero aunque siento que me respeto lo suficiente no me es necesario ser una weón tan higiéncio para sentirme "bien". Me acostumbré a ser sucio. Y siento cierta comodidad en la suciedad, andar con las patas negras, y sudado... entre otras cosas.
Apuesto que nadie nunca se había dado cuenta de eso: cuando en el Tabo, después de haber estado todo el día tirándome piqueros en la pescadería, salía a la noche todo saladito a takillar, porque nunca me había bañado. O que no me lavaba los dientes hace varios días, y después tiraba con alguna minita ignorante del riesgo al que se exponía al darme un besito con lengua. O de mis maratones del piñén en los tobillos con calcetines usados muchas veces... los shorts del club deportivo usados como calzoncillos durante una semana.... y así... muchas asquerosidades más que nadie nunca notó.
No sé por qué soy así, si no tengo traumas o prejuicios contra el higiene.
Pero quería que se supiera, porque estoy harto de ser cochino y quiero cambiar.
JAJA. NO. Eso es mentira. No estoy harto (como dice Charly)
Nací cochino no más, porque desde chico que no le veo sentido alguno a la obsesión o la fijación por el higiene.
Eso.

22 noviembre 2006

Pan con Shancho

Pusha... Shakira está en mi país y no la he visto ni en la tevé.
En fin... la vida es así.
Lo otro es que de nuevo me dio por pensar weás en la micro, pero fue pal oyo porque al final me di cuenta que la vida no hay que tomarla nunca en serio. En serio. Jaja. O sea: de repente comencé a recordar episodios hermosos de mi vida y todos eran cosas no-serias. Y ahí me pegué los gomazos al respecto de la vida entera: es una boludez tomarse toda la weá en serio.
Puta Nicolás... ya entraste en la fase pre-veraniega dogmática, me dije. Pero ese era un intento vago de mi otro yo (el de adentro) por convencerme que eso no era un pensamiento serio.
Y empezó la pugna.
JOjo.
Entonces me ignoré (como suelo hacer en esto casos), y quizá cuántas cuadras anduve en la micro pegado mirando los árboles con la boca abierta, imaginando canciones de la María Jimena Pereira y pasándome rollos que me casaba con la Julieta Venegas hasta que una cabra chica me pasó a llevar cuando se iba a bajar y me sacó de mi estado de ignorancia de mi-mismo.
Y empezó toda la vaina de nuevo:
El Nicolás ahora no sé qué mierda se cree inventándose que la vida no hay que tomársela en serio. Y claro, porque es cosa que uno se ponga a ver videos de los años ochenta para darse cuenta que todos los rollos que para esos weones significaron dilemas demasiados serios hoy son un espectáculo para pendejos alternativos homosexuales; esas
SHusha... cierto... y eso y cuántas cosas más... demasiadas weás que en su momento fueron serias... y demasiado serias... incluso en la historia de mi propia vida: cosas que me tomé tan en serio, y la vida misma se daba una vuelta carnero y ahí quedaba yo, pobrecito, todo avergonzado por ser tan wevonsito.
Eso po...


XD

16 noviembre 2006

EDIción


Continuando con la saga del odio... de repente Miguel me manda un link del youtube con un video de esos que suelen sorprender, y este fue un ejemplo de las cosas que se pueden lograr hoy por hoy para sorprender. De todas maneras activó en mi la enzima que hace que me dé por odiar al mundo.
Y es que la EDICIÓN es una weá nociva que se introdujo gracias a las nuevas tecnologías en varios aspectos de nuestra cultura, tomando gran relevancia en el ámbito de las artes.
Recuerdo el video de Glenn Gould donde trabajaba en una sesión, grabando, y luego se le veía pidiéndole al sonidista que cortara tal o cual parte, para volverla a grabar y luego insertarla en la misma grabación, y el tipo, paciente, tomaba el rollo con la cinta, lo cortaba con una tijera y luego le pegaba la nueva parte con cinta adhesiva... terrible ñahui, pero notable la weá.
Creo que desde ahí comenzó a quedar la cagada.
Después el cine quiso hacer lo mismo y los directores comenzaron a obsesionarse con los vericuetos, las esquinas, y los gestos sobretrabajados y/o sobreactuados... y todo comenzó a volverse mula. Terrible mula.
Después vinieron los monos animados, el cómic, la música electrónica y la comida chatarra. Partes sin todo. Basura. Cacuca. Esa son la clase de resultados que absorvamos hoy por hoy:
Los mafiosos se refugiaron en la EDICIÓN para producir discos de 12 canciones de tres minutos; llegaron a la televisión para crear programas con conflictos que se resolvían en media hora y también encontraron espacios en diarios y revistas para insertar instantáneas en 20 páginas tamaño oficio con continuidad diaria o quincenal.
Una vez instalados en todos los aspectos imaginables (y hasta en esos que ni se pueden imaginar y que no mencioné) prepararon el terreno para la llegada del "ordenador". La gran maquinaria ruidosa de engranajes oxidados que escupía vapores se reemplazó por el aparato que trabajaba con matemáticas y hablando en lenguaje binario que llegó para hacer todo ese trabajo de EDICIÓN mafiosa mucho más simple.
Hoy el "ordenador" llegó a nosotros, y está a mano para cualquier persona con una capacidad adquisitiva promedio, aunque el crédito actual hizo pacto con la mafia de la EDICION, para que ésta pudiera dar todas las "facilidades" posibles a una masa gigante que exigía una demanda colosal.
Hoy a todos se les prepara en la EDICIÓN mediante los estudios populares en centros de estudios superiores de manera masiva y mediática. Y así el efecto Mass-Media ha cobrado una fuerza y un avance veloz que no sé qué weá hará por el mundo luego que yo deba morir. Pero que ahora mismo ya me tiene impresionado lo suficiente como para imaginar un futuro sub-real.

Ahora todos somos artistas y tenemos a mano sendas máquinas para editar nuestra basura. Y nuestra vanidad ególatra nos satisface como una masturbación al mostrarnos nuestros resultados maquillados, y descansamos en Paz con la falacia del talento.
La EDICION lo hace posible hoy. En mi casa o en la tuya. Los resultados que esperas (por lo general una reproducción cada vez más perfecta) y luego la mentira que te hará feliz.
Luego el ansia de trascendencia nos deja aquí, sentados frente al monitor escribiendo estas weás (como en mi caso), o haciendo lo que sea (como en el tuyo), pues todo llega a una conclusión común: nada.
Sólo continuaremos con nuestro deber reproductivo, y hoy, por supuesto, sumando la EDICIÓN en el aspecto técnico podemos continuar con la sensación mentirosa que hacemos cosas importantes.
Claro, es el trabajo y el deber de la mafia hacernos seres felices, para que junto a la EDICIÓN podamos lograr ser una multiplicidad de reproducciones cada vez más perfectas y así toda esta weá pueda seguir funcionando, o de lo contrario, me imagino, la micro en la que ando, y en la que pienso todas estas weás se quedaría sin nafta y yo, pobre, me quedaría estancado.

Volviendo a un posible génesis, Glenn Gould tocó cada obra como quiso, y si le dió por tocar a Bach a toda raja o hacer la weá que fuera (interpretativamente hablando) no fue por el hecho básico con que lo haría un ente-ejecutante reproductivo actual (como mera exhibición de visrtuosismo "susuki"), sino que, por el contrario, sólo quizo transformar los puntos en líneas al alterar el punto de vista del oyente espectador (que en realidad no está nunca expentante en la música) con movimiento. ¿Me chasan? o sea... si mirai un lugar, no es lo mismo mirarlo a la pasada cuando la góndola pasa rajada y sólo te queda un recuerdo fugaz con cual emocionarte.
JAJajJaJAjAjJA. no... ignoren esa weá... es una burla de mi parte... esa weá son puros carriles... Pero la edición (en ese caso) sólo fue una extensión de lo que él no hubiera logrado jamás ofreciendo interpretaciones en conciertos: o sea, si tocaba algo de Bach a toda cuea y encontraba que 8 compases debían eliminarse para suplantarse por otros interpretados de otra forma no hubiera podido. Claro. JAjajAJJA... más carriles....
AJJAjAJJAjA... puta que seré wevón.

13 noviembre 2006

Y NoSOTROS...

¿Qué hacemos ahí?
Nunca supimos qué habrá pasado con la gente que pagó 20 lucas más que nosotros para ver a Fito Páez "mejor".

PD: La foto la saqué de terra, y es 100% verídica de aquel sábado.



12 noviembre 2006

ResentiMIENTO

Cantar hace bien...
No son arranques bolchevikes, pero es que ya no me puedo tragar el resentimiento.
No soy lindo... no puedo ser lindo. Y como no soy lindo, entonces siento repulsión hacia lo lindo simplemente por la frustración de no poder llegar a ser nunca lindo.
Entonces cuando voy por la vida, y me cruzo con alguna weá linda, entonces finjo una indiferencia que estoy lejos de sentir en realidá, pero es un modo de ocultar el culo en las zarzas.
Estos tíos pijes... y justo que les guste Fito Páez...

Eso.

05 noviembre 2006

Cuidado, kauroz !!!


....ahora me creo Johnny Cash.


Ah... pero hay una noticia buena:
La fiesta de dizfraces con la que tanto hemos soñado se hará realidad el 25 de Noviembre en Maruri, así que vayan viendo qué wevada ponerse porque las ranciedades no van a entrar.
Eso dijeron.


La wawa!!!!

02 noviembre 2006

¿Qué soy?

Puta... no sé ni qué hago aquí, menos sé qué weá soy. Pero es que anoche PorOto me habló por msn mientras yo estaba bajoneándome un guiso con Miguel en la cocina y al regresar leí toda una historia que me dejó escrita con letras fucsias que trataba sobre su experiencia en un concierto del "Último ke Zierre" (lo escribí en euskera... pa' los ignorantes de la vida ke kreen que tengo las terribles faltas ortográficas) y de lo que ahí aconteció. Como conclusión terminó contándome que andaba de paisano por la vida (refiriéndose exclusivamente a su atuendo) pero que de repente el mundo comenzó a señalarlo con el dedo ya decirle que andaba más punk que nunca, a pesar que por lo que él contaba nunca fue así.
Punk, punk, punk... y terminó por contarme que al final lo punk se le metió bajo el cuero, y ni necesitaba casacas de cuero, ni botas ni wevadas extrañas...
¿Pa' qué habrá contado eso?, no tengo idea.
Pero en eso activó de nuevo la enzima que hace que a la gente le dé por pensar, y después la otra... esa que hace que a uno le dé por escribir, y empecé a sicosearme en mis viajes en góndola por el sector norte de la ciudad pensando en eso de buscar alguna identidad con la cual enfrentarnos a nuestra "realidá" (cada cual genera su propia realidá, supongo) , o en vez de decir enfrentar, mejor digo "actuar", o "vivir", o "existir"... y le pongo comillas a todo para que generen sus ideas kuleás que quieran con esas palabras... da igual. A lo que voy es que a uno le da por "ser algo" por motivos que ni siquiera nosotros mismos nos atrevemos a enfrentar. Y pasamos seleccionando de lo que percibimos pedacitos con los cuales ir construyéndonos, entonces al final seríamos como una diarrea de reproducciones de restos de otras cosas que ya ni podemos recordar porque estoy hablando de una multiplicidad muy exagerada e inimaginable. Y todo esto se me ocurrió en otro viaje donde juré que había descubierto América en micro hasta que llego a la casa y Cristian me dice: "weón, mira lo que encontré..."

"Todos nacemos originales y morimos copias"
Dr Carl Jung

Y yo me morí de dolor porque esa frase sintetizaba todos mis rollos micreros. Pero lo que ahí no se nombra es que yo llegué a esa conclusión movido por un desencanto muy profundo hacia todo, porque todo, entonces, era un reproducción de una reproducción de una reproducción y así, hasta que doliera el cerebro. Y yo miraba a la gente en la micro, y podía cashar por qué ese punga kuleao andaba con las mechas paradas, vestido como Don Omar, o porqué la mina del asiento del frente actuaba de esa manera cada vez que me pillaba mirándola... reproducciones po, puras reproducciones... reproducciones, condicionamientos... la weá fome, entonces me puse a mirar por la ventana para dejar de creerme la raja sacándole el rollo a todo el mundo.
Pero no, kauroz, yo no soy como ustedes, vanidosos de mierda... porque a lo primero que empecé a sacarle el rollo con furia y sin piedad fue a mi mismo. Lo primero que hice fue dirigir esa idea devastadora hacia mi propio ser. Fue oscura la weá, porque llegué a sentirme un desperdicio cósmico en medio de la nada. El ser y la nalga... la weá weones. Y desde mi corte de pelo, pasando por el polerón que traía y la forma en que actuaba y miraba por la ventana de la micro hacia afuera había restos de reproducciones de weás de las cuales me asombré de aislar y descubrir y de las cuales siento una vergüenza muy profunda y negra, y ni cagando les cuento porque si son tan vivos mejor dense cuenta ustedes mismo que se creen tan la raja.
Shusha, pensé, estoy cagado y condenado a ser una zorra de wevadas que no soy ni capaz de recordar. Weno, no importa... continuaré intentando ser más humilde que ayer ( y no sé para qué) y eso no más... el mundo hoy se reproduce en serie, y todos los días me voy saltando como sapito entre un corte de pelo a otro igual y luego a otro igual. O de una zapatilla Converse negra (JAjaJAjajJaja... estoy recagado de la risa weones... ni se imaginan) a otra, y luego a otra igual.
Wevadas po...
puta... y yo ¿qué hago aquí? ¿Qué tengo que hacer entonces? ¿seguir prestando el alma y el cuerpo pa canalizar una shorrera de reproducciones y multiplicidades?
Shusha... (otra vez) pensé... y me acordé de las minorías... de los pendejos nerds, de esos estropajos que duermen en Av La Paz con Lastra todos cosidos, de los niños Down, la gente "inválida" o los niños con labio leporino... ¿por qué me da "weá" mirar gente así y me hago el weón?... más preguntas... oh que triste!... por eso po... porque ellos ya no son agentes que puedan canalizar reproducciones de forma satisfactoria, entonces en ellos no hayamos nada "identificable" (o sea, ninguna reproducción bien hecha) y continuamos mirando para el lado...
Pues no había dicho que quien más "bien" reproduce, entonces más identificables se vuelve para el resto de nosotros, agentes reproductores. Sipo... porque yo me preguntaba siempre por qué shusha me gusta tanto tal mina más que esa otra, y es porque yo encuentro en la mina rica una imagen más identificable, o sea, a una agente reproductora más fiel que la otra...
sintetizando: una reproduce mucho mejor la imagen que nos provoca calentura que la otra.
Y para sanarme de toda esa cosa que pensaba y me provocaba amargura profunda sólo miraba por la ventana de la micro para afuera: a los árboles, las nubes, el cerro Renca, las flores de colores tan bellos que plantaron al lado de la ruta 5, llegando al cruce con Vespucio... qué alivio... y toda esta weá ¿qué estará reproduciendo?, porque en toda esa maravilla no podía captar ninguna reproducción de algo identificable, pero a pesar de la duda tremenda mi sensación adentro era de contemplación serena... y así, hijos míos, llegué a lo hermoso, y desconocido....
JAjajajAJJAjA... jaja... por la shusha, de nuevo me recago de la risa...

Y toda esta vaina de la "reproducción reproductiva" (como habría dicho Cantinflas, en afán de reproductor) se aplica hasta en nuestras personalidades, almas... qué se yo qué weá...
(puta, un ejemplo pa ke cashen algo los "alternativos" Jajaja): en esa weá que le dijo el zorro al principito "que no se puede ver con los ojos".
Así que, kauroz... dejemos de creernos la raja, porque lo más probable es que estemos reproduciendo muy bien algún fiasco patético, intrascendente y más rasca y mula que submarino de mimbre.

Nota: todo esto son puras mentiras.


01 noviembre 2006

ENTRANCE

Ella sentía el amor de una forma distinta en su imaginación
Ella escuchaba las voces de dioses perdidos

ENtrance
enTRance
entranCE

FITO PAEZ
"Entrance"
El Mundo Cabe en una Canción


No sé de quién podría estar hablando Don Rodolfo en esta canción tan linda, pero se parece mucho a alguien que conozco, o que conocí, y que debe estar ahora mismo como la protagonista de la canción: con ganas de mandar todo a la chucha, subirse a un caballo, viendo monstruos horribles hablando idiomas extraños (munranas ?) y eso... pero ni cagando le escribo. Mejor que deje de creer que no sabe nada.
A todo esto... hablando de astros divinos... A Miguel le acaban de regalar un piano de pie, y el casho de madera con clavijero de bronce lo espera en Curacaví ahora mismo. Hago la hora, porque lo vamos a ir a buscar en un instante más.
1 de Noviembre... la vecina me cortó el pelo, el día está nublado y no deja de pasar una bandada de aviones monomotor en formación de pájaros.

Lindo.
No lo puedo creer.