¿Y yo qué hago aquí?

La weá weón.

26 octubre 2006

Hi, I'm Woody !!!

Qué weá?
Estoy tratando de pensar menos, kauroz. O sea, no es que me la pase pensando wevadas cabezonas, sino que la cosa es que todo lo que pienso son wevadas muy estériles que para lo único que sirven es para masturbarme el cerebro mientras llego a casa.
Puras wevadas.
Entonces por lo mismo, prefiero dejar de pensar en los neumáticos de las micros, las soleras, los palos de helado y los flaites que amargan mi existencia, y mejor ejercito el cerebro con otras prácticas. ¿Como cuáles? Rezar....
Todo empezó porque me encontré una cadenita del tamaño de un anillo, y me lo puse en el dedo, y por cada eslabón de la cadenita me rezaba un padrenuestro en el paradero de Victoria con San Diego mientras esperaba la 186 ( pa no pensar) y así le di dos vueltas completas... y mientras rezaba miraba para todos lados, pero como que no concentraba en nada, y recordé a las señoras piadosas (viejas kuleadas) que hacen esa misma wevada. La única diferencia, eso sí, estaba en que yo no rezaba por nada. Era puro repetir el padrenuestro (única oración que enseñó Jesús cuando le pidieron que nos enseñara a "pedir") porque el resto de las oraciones: el avemaría, el credo y otras wevadas que no puedo recordar son puras weás mulas.... y la weá y la weá...
En serio... me cargan.
Entonces recé y recé... y la micro no aparecía nunca. Y ya de tanto repetir el padrenuestro empecé a cambiarlo, porque poco a poco comenzó a perder sentido: santificado sea tu pan que perdona como también nosotros perdonamos... etc... y en eso aparece la góndola, estiro el dedo y me subo con el anillito aun en mi dedo. Me fui a sentar al fondo, y ahí intenté continuar, pero el calor no me permitió concentrarme, así que mejor tiré el anillo por la ventana ahí en Moneda con Bandera, mientras la micro se llenaba.
Levanté la cabeza, y me puse a mirar a las personas. Y en eso me entretuve mucho. Pero Satanás se aprovechó del pánico y empezó a wearme con la tentación de las colegialas ardientes, susurrándome obsenidades lindas en mi oído mientras yo tiraba de la cuerda, y la Julieta Venegas inflable para la navidad, y un millón de ideas de dominación y destrucción masiva. Y empezó a sonar Beethoven en un celular y ahí ya me puse Alex de Large pa mis wevadas, mientras imaginaba puras aberrancias...

Es una lucha constante, hermanos míos.



23 octubre 2006

ALIVIOS inmediatos

Recién pensaba en qué cosa pudiera hacer para aprovechar el hecho simple ( no sé qué tanto) de existir (o sea: ser y estar) y realizar acciones que me provoquen algún placer, o algún tipo de satisfacción loquita para obviar las cosas que paso pensando todo el rato.
Escribir no quería, pero me obligué.
Después pensé en tener una polola.
Después pensé en inscribirme en el Fan Club de la Julieta Venegas.
Después pensé en lavarme los dientes (nunca me los lavo y me están doliendo las encías)
Después pensé en la legión (extranjera), pero esa weá me da miedo.
Entonces al ver que sólo me masturbaba con pensamientos surrealistas fui más claro conmigo mismo y pensé:
... entonces, Nicolás, ¿qué acción inmediata pudieras realizar para conseguir cualquier tipo de satisfacción de esas que esperas right now?

...

Shusha... me pillé. No se me ocurre ninguna wevada.
Y de pronto recordé la historia triste de una clickhere (mujer joven) que se autoflajelaba cada vez que se sentía aflijida.
A ver... veamos.
Entonces probé dándome pellizcos en la wata.
Qué rico...
Y al fin pude comprender.
El dolor te trae de vuelta desde el mundo del aweonamiento. Y una vez que te haces daño, sientes el dolor y luego te queda punzando la zona afectada experimentas una sensación inexplicablemente rica, te olvidas de todo concentrándote en el dolor y todo ese jueguito (por lo menos yo) y vas por más.
Pude haber estado horas dándome pellizcos (entre otras cosas) todo el rato, y luego que te das uno intentas otro más sádico; luego te pones cuático y empiezas a experimentar: jeringas, alfileres de gansho, puntas de lápices bic calientes, encendedores... qué se yo. Y no sé si le sucederá a todos los weones y weonas que practican esta weá, pero en mi caso fue que el sólo hecho de imaginar lo que me haría el día de mañana me provocaba una satisfacción muy aliviadora. Y así, sin darme cuanta, la aflicción y el aburrimiento se fueron. Quizá hasta un rato más. O hasta mañana.
Al final me obligué a escribir.
Me estaba poniendo muy sádico. Si hasta se me pasó por la cabeza equiparme con instrumentos para continuar autoflajelándome: bisturís, gillettes, gasa, parches curita y povidona yodada (para que no se me infectaran las heridas) y mantener todo eso escondido en una caja de zapatos en el closet. Cosa que al volver a mi casa, en vez de meterme a escribir weás aquí, o de meterme al msn, mejor tomara mi cajita mágica y me fuera a encerrar al baño, para largarme a hacer dibujitos con mis cicatrices... o sea: igual rico. Me embalé.
Pobres cabros... pero ahora comprendo algo toda esa wevada. Ya no seré prejuicioso y respetaré estas formas de obtener alivio en el alma siempre y cuando no se hagan extensivas desde un tercero hacia mi persona. Aunque eso, algún día quizá, también tendré que experimentarlo.

Nota: todo esto es mentira.

20 octubre 2006

LEJOS DE CASA

Hoy divisé el mar...

y como un Rodrigo de Triana de mundo paralelo exclamé:

AGUA !!!!!!

AGUA !!!!!!

19 octubre 2006

Pulpo Rabioso

Recuerdo cuando escuché eso de "pescado rabioso" y la envidia profunda y amarga que sentí hacia la figura de Charly García ya que por ese entonces yo, un pendejo que alucinaba con sus propios delirios surrealistas con espinillas, se sentía opacado por una figura creadora que le mostraba que todas sus ideas no eran más que vanidades rascas de un humanoide escuincle en plena pubertad.
"Puta la weá... viejo kuleao.... ya se le ocurrió todo lo que yo iba a inventar..."

Y después de eso fueron muchas cosas más. Y así la vida pasaba y el viejo brillaba como el sol.
Entonces me dije: "weno... pico. Me voy a dar una vuelta por ahí a ver si encuentro algo".



Pero al final eso encuentro: sólo especies marinas con rabia.



Puta... el ocio no se me pasa, weones.

17 octubre 2006

El Weón Ocioso

Cashen kauroz....
Hoy día pesqué el camello y me fui dar una vuelta pa un peladero al final de la civilización... por O'Higgins... derechito hacia la nada, después de la última casa de la población a la derecha (así como el Peter Punk llega a la tierra de Jamás Nunca) y a todo ritmo me perfilé como a 13.25 m/seg hacia el norte, con el viento en contra y un olor a water imposible. Pero el olor se pasó y me encontré sobre una ciclovía en medio de un camino entero abandonado y rodeado de campos infinitos por la izquierda y la derecha ("pencas fields forever" como dirían Los Beatos de Liverpús) y no faltaba la vieja kuleá agashada con la raja parada cortando pencas para la ensalada con huevo duro del día de mañana entre la maleza densa.
El día igual estuvo feíto hoy...
La cosa es que andé y andé... ANDUVE !!! le diría Ron Damón a la Chilindrina...
Eso mismo: anduve y anduve hasta que llegué aquí:


Y me paré tomar una foto.... y me paré porque en los cruces ferroviarios hay que parar po... aunque mirís pal horizonte: izquierda y derecha y no se vea ninguna weá parecida a un tren.
Nunca pasó el tren a todo esto.
Y avancé hasta la línea y miro primero para la derecha, y luego, al mirar a la izquierda casi me cago de miedo...
una locomotora con forma de perro con tiña y distémper lamiéndose los wevos!!!!

16 octubre 2006

¿Para Qué?

De nuevo me siento así.
A veces se me pasa, pero en ciertos momentos de mi vida que se dan con divina intermitencia todo esto se me olvida por un rato.
A veces me siento muy solo... y es por eso que escribo: para tener la sensación que me comunico y recrear así a un oyente ficticio que se siente en verdad interesado en todas las wevadas que invento.
Pero pasa que ese oyente, al final, soy yo mismo.

Es como ser un hermafrodita aburrido que se kulea a sí mismo.

13 octubre 2006

Una columna de Poroto

La Más-cara

Prefiero arrepentirme de lo ke hago a vivir con esa espina clavada: "¿ké habría pasado si lo hubiese hecho?"

Así fue ke partí, decidiéndolo a última hora como casi siempre, me di una ducha y sin decir nada a nadie partí al Paradero a esperar la 371. No se demoró nada en pasar... corría vacía y rauda por Av. La Florida. Me bajé en Irarrázabal con Pedro de Valdivia y empecé a caminar a paso cansino rumbo a la Plaza Ñuñoa al tiempo ke leía alguna materia de interés relativo.

Llegué adelantado a un lugar común, ese mismo lugar donde a fines del año pasado llegaba acompañado y un día tarde... Traté de hacer hora, pero me aburrí, así es que me acerqué a la boletería, dejé que revisaran de manera superficial y desinteresada mi mochila con una muda de ropa (pues dada la hora de término que yo proyectaba era imposible volver a casa) y compré la entrada.

Cinco lucas y padentro... "con cóver", me dijeron, y yo cogí la papelera pa' cobrarlo.

Una vez dentro eché un vistazo alrededor, puro vulgo... ya ni quedaban jipis, puro vulgo alfa, niñitas y niñitos ricos... todos iguales, al molde del artista. Me acomodé la gorra y apreté los dientes, me fui a la barra a cobrar "el cóver", me senté y pedí una bebida. Me pusieron una lata chica de Pepsi y un vaso con hielo... en el Canal 13 Chile le ganaba a Perú por un gol a cero en un partido de fútbol.

Por la garganta me pasaba el veneno helado, muchas minas solas alrededor -algunas muy guapas- pero todo daba lo mismo: yo seguía apoyado en la barra con el rostro duro y el vaso en la mano derecha. Así se fue el primer tiempo del partido.

Me levanté de mi asiento y me acribillaron varias miradas de chicas y no creo que porque yo llamara la atención entre tanto hobbit. Mucha mina sola, pensé. Fui al baño, hice un pichicito, me acomodé bajo la gorra el cabello recién macheteado, me mojé la cara pa no dormirme de pena y vi en el espejo ese toro sangrando.

Volví al ruedo ese, bajé unas escalinatas hasta quedar en el centro. Ya temprano había estado allí cuando el Kike entró corriendo a por su Gibson de millón de pesos y yo me kedé con la duda si él era al ke esa tribu de cuicos y jipis aislados iban a ver o si sólo era un técnico de sonido de "el artista".

Ya contabilizaba en la arena de mis bolsillos dados vuelta una media hora de retraso cuando entró con saltitos nerviosos el famoso Kike González, me cayó bien, me dio la impresión de ke era igual de tímido ke yo... Vestía unos yins, un vestón de cuero negro gastado en los hombros y codos y debajo de éste una camisa jipienta ceñida al cuerpo de color negro con dibujitos atómicos en rosado chillón. Hizo una presentación ridícula digna de candidata a Miss Chile (nunca supe si lo hizo por pura ironía, pero parece ke no: el tipo no se cazaba con nada...) y luego un guiño de artista diciendo "Pos no me he traído una lista, así es que pidan y ahí vamos viendo..." Tocó muchas canciones, algunas me sonaban de lejos, pocos coreaban, había pocas palmas, muchas caras bobas y nada de quilombo.

Así se desarrolló el concierto todo el rato, niñas pijas gritando nombres de canciones y yo haciéndoles la competencia, pues yo soy más experto en gritar… Me dio por joderle gritando títulos de canciones que no eran de él… jajajaja. Me miró un par de veces con cara de “cállate hijoputa, ke esas canciones no las conozco”. Pero después de un rato me aburrí y terminé por gritar la única canción de él ke me gustaba en realidad… lo divertido es ke el tío la tocó. Yo adiviné ke entre todo ese griterío de títulos ke competían con el tema ke yo pedía, el cantante había lanzado un acorde ke mi oído me decía ke era de la canción ke yo pedí… Se puso a contar una historia de cómo estaba escribiendo temas en un bar y se le acercó un tipo diciéndole “espero ke no estés escribiendo una canción sobre todo lo ke va mal en el mundo, pues te pasarás varias noches metido en este bar…” y ahí se le ocurrió hacer la canción ke iba a cantar ahora… se puso un parche de jipi incapaz de kedar mal con nadie y dijo “de todo modos, sepan que no tengo nada contra Justin Timberlake…” a pesar de cantar después con falsa rabia de trovador incapaz de odiar a nadie, el nombre en cuestión…

La canción perdió el filo… tal como Justin y Britney, los de verdad. Bueno… esos nunca tuvieron filo, a lo más, el filo de esos cuchillos de plástico ke te ponen en el Kentakifraichiken y no sirven pa cortar ni una mierda de la mierda de pollo ke te ponen en la mesa…

Del concierto no puedo decir nada, no lograba entender cómo la gente se apasionaba con esa presentación… pero miraba con respeto, pues he aprendido que no tengo porqué compartir el gusto de las cosas buenas, puede que yo no entienda… El tipo tocó otras canciones en el teclado y de repente me pareció una imitación mala del Fito Páez, pero a momentos… no todo el rato.

Logré escuchar hasta el final por dos cosas, por ella… que kiso estar allí hace un año y llegó un día tarde; y porke el tipo físicamente me recordaba a mi amigo Rata… el ke tocaba kena en Kaikaivilú (la culebra con plumas).

Pasaban canciones aclamadas por el público y por el camino de cada acorde yo iba pensando en ke fisonómicamente el cantante tenía algo del ex de ella, aunke más bajo de estatura y claro, también pensaba en la noche en la ke el artista compartió tragos con ella y aprovechó de tirarle los cagaos…

Por momentos, me caía de sueño, pero lograba espabilar… hasta ke, como todo, terminó. Esperó brevemente pa’ hacer un bis… volvió a tocar con la Gibson de un millón de pesos, y después de un rato terminó en definitiva. Prometió descansar diez minutos y volvería… pero al salir, empezaron a desconectar todo. Kizás cumplió su promesa, no esperé para corroborarlo y era tiempo de ke yo cumpliera la mía…

Dudé un poco antes, pero la conversación con un guardia me aclaró el panorama “te van a sacar si te metís allí, weón…” al tiempo en ke yo cruzaba una “puerta de emergencia” por la cual había entrado al escenario “el artista”… el guardia se cagó en cualkier explicación, así es ke me vi en la obligación de cagarme en él y pasar a la fuerza… claro, me advirtieron ke si me pillaban, me sacaban del lugar (y me sacaban la cresta entremedio).

Pasé al camerino, allí estaba el Kike con su vestón de cuero… le llamé por su nombre, se volteó y me estrechó la mano. Ahí le expliqué de cómo ella y el resto de la gente de Málaga le mandaban sus saludos, él hizo como si recordara y viniera a su mente toda esa gente, pero no le creí… no me convenció del todo. Le hablé de cómo llegamos un día tarde el año anterior y nada… Él me miraba como entendiendo nada: yo no le hablaba de su talento, ni del buen concierto, ni de sus más grandes temas, ni de lo mucho ke lo admiraba y lo seguía… kizás él lo esperaba, aunke me han dicho ke es muy humilde… no lo sé. El asunto es ke yo no tenía nada de eso ke decirle, pues nada de eso habría sido verdad. Encendió un cigarro y me invitó a caminar por un pasillo del bacsteich, allí me seguía mirando como con cara de volado… le dije “y eso”, le di la mano como se le da a algún amigo de la pandilla, con ruido… ese ruido ke yo esperaba y no oí, esa mala leche ke no me pudo brindar… y no pasa nada, gustos diferentes -diría Ricky Espinosa- le golpeé el hombro izquierdo y le dije chao… agregué “buen concierto, en tu estilo…” y me fui al tiempo en ke vari@s fans ke me habían seguido se agolpaban pa pedirle autógrafos…

Salí, tomé una micro y me fui pensando “sin duda es la Pepsi más cara que me he tomado en la puta vida”.

12 octubre 2006

FRIO (parte III... y final)

Estamos alcanzando la quincena de Octubre y sigo cagado de frío.
En la noche me tapo con mucha ropa y en las mañanas tiemblo.
Es una historia más larga que la mierda... y más encima fome.
No sé por qué tanto... se me habrá descompuesto el termostato.
O es que tengo el frío metido en el cerebro.
No casho qué weá... pero espero que este tránsito se vaya a la mierda pronto.

pico

09 octubre 2006

PAPITO, CÓMPRAME UN CELULAR

Esa letra se me ocurrió de puro odioso.
Es que sucede que odio los celulares... detesto esas cagaditas plásticas que apoyan en sus orejitas para decirle a sus fantasmas controladores dónde están y qué estan haciendo. Detesto la tiranía de las antenas que instalan en cualquier parte y el cáncer que pulula en baja frecuencia a través de mi aire. Detesto a sus padres que se ven obligados a comprárselos, y también los detesto a ustedes que no sé qué les dio por comprarse uno si saben bien que no les sirve de nada. Y detesto todo lo que hay trás un teléfono celular...
¿Me entienden?
Así que cada vez que oigan esa cumbia después de leer esto sabrán que por sus oídos sólo entra todo mi odio y resentimiento.

04 octubre 2006

FELICIDá

Es que antes de ayer venía pensando varias weás mientras viajaba en micro y por primera vez que llego a una conclusión tan clara: no me sé hacer feliz.
En realidá, pensé, paso puro quejándome por fuera ( y por dentro)... y siempre pienso en que las circusntancias de mi vida son distintas y en que yo soy otro.
Y me pegué el palo mientras miraba por la ventana y pasaban los árboles, la gente, y los metros y metros de calle y soleras con basuras de mi Quilicuma querida cuando yo te vuelva a ver... y de pronto comparé todo lo que percibía en ese entonces: el ruido de la góndola al acelerar, la gente que me rodeaba, los olores que sentía y todo el panorama de Américo Vespucio con la ruta 5 Norte y lo comparé con toda la película que llevaba rodando en mi cerebro en aquél instante y resultado: ninguna weá tenía nada que ver la otra. O sea, entre lo que llevaba en mi cabeza y lo que pasaba fuera de mí no había símil.
Siempre soy un pobre weón abstraído.
Nada. Pero nada de nada... o sea: ningún común denominador mínimo... nada.
Puta... vengo craneando la formúla para ser feliz mientras la vida se me pasa... pero siempre... todo el rato.
Y claro, lo que pasa es que uno supone más o menos cuáles son las "cosas" que pudieran ser las detonantes de nuestra dicha... y supuestamente todos nos movemos según nuestro interés con el único fin de conseguir esa "cosas" y ser felices, entonces en ese sentido dirigimos nuestro accionar, nuestras ideas o nuestros esfuerzos o qué se yo...
pero yo...
Yo no, por lo menos, no casho una.
Y por eso es que me di cuenta que no me sé hacer feliz, porque desde que decidí tomar el rumbo de mi existencia para encauzarlo en lo que me pareciera lo más pertinente que nunca he atinado. No le he acertado a nada... siento que no he sabido nada de pasión, de esfuerzos, de trabajos o lo que sea con tal de conseguir algo para ser dichoso de alguna forma. Nada.
Y claro po... nunca estoy bien, ni cómodo ni nada... nunca... puro odio y aweonamiento. Nunca he atinado con las niñas que me gustan de verdá, nunca he metido un gol, nunca me eché cortao a un kuleado en una "comi", ni he mandao a la mierda nadie nunca... nada.. nada... puros calcos y nada de rizoma.
Y eso po... Puta nicolasito, pensé, qué wevada... y ya tenís 23... igual no tai tan cagaito...
Pero no mi perro (me respondí a mi mismo) no me sé hacer feliz...
Y me bajé de la micro, caminé a mi casa deshecho... abatido por esa weá de la que me había dado cuenta.
El consuelo, o la parte positiva, es que eso no significa que nunca sea feliz, porque claro que lo he sido... y he experimentados dichas tremendas... a lo Ana Frank. Onda la dicha mientras te busca la S.S. A lo Dostoievsky... "que el niño que es infeliz es porque no sabe que es dichoso... todo es bueno"; o sea: lo opaco es sólo el desconocmiento o la negación de aquella verdá...
¿me cashan?... o sea, yo no me sé hacer feliz, pero a veces, y sin esperarlo nunca, lo soy infinitamente... un perro que pase, una guagua que está shupando un pedazo de marraqueta o una persona que esté pensando en el paradero y listo... soy dichoso, inexplicablemente dichoso.

01 octubre 2006

MSN

Nicolás dice:

buenas noshes

Cristian dice:

buenas noches

Cristian dice:

qué hace mi perro?

Nicolás dice:

mirar niñas en sexy o no

Cristian dice:

ahh

Cristian dice:

que entrete

Cristian dice:

jaja
Nicolásdice:

jeje

Nicolásdice:

la weá weón

Cristian dice:

weón...

Cristian dice:

buscando las partituras de la misa y la pasión...

Cristian dice:

encontré una conversación con la Lili

Nicolásdice:

shanfle...

Cristian dice:

pensé que las había borrado todas...

Cristian dice:

pero no...

Cristian dice:

quedé pa la corneta

Nicolásdice:

http://www.sexyono.com/conoceme/r/?uid=dy122415a

palestina erótica

Cristian dice:

jajjaa a la otra camina sobre el agua

Nicolásdice:

si wn... y como ke está metía en el mar rojo

Cristian dice:

la weá weón, si no fuera por los dinosaurios ya estaría muerto

Nicolásdice:

jaja

Nicolásdice:

la weá... no puedo imaginar dinosuarios....

Cristian dice:

no?

Nicolásdice:

noPo... siempre he intentado

Nicolásdice:

sobre todo en la playa... donde hay espacios grandes.... tratar de imaginar una weá grande que se acerca

Nicolásdice:

no pasa ná

Cristian dice:

JAJAJA

Cristian dice:

supe que últimamente la juventud se droga con anestésico para futbolistas... y que uno de sus efectos más famosos es precisamente ver dinosaurios

Nicolásdice:

hace algunos veranos me contaron eso de los anestésicos... y la forma de drogarse es bien peculiar.... pero nunca me hablaron de dinosaurios

Cristian dice:

quizás no les dieron la importancia

Nicolásdice:

puta... imagina un weón se pega la volada en una pieza, y le sale un rex... se muere

Cristian dice:

JAJAJAJA

Cristian dice:

y eso no es nada... los dinosaurios hablan

Nicolásdice:

oh!... eso ya es sicodelia entonces...

Nicolásdice:

puta... recuerdo la pena tremenda cuando buské sicodelia en el diccionario

Nicolásdice:

y significaba otra weá

Cristian dice:

sicodelia: estado extático producido por drogas

Nicolásdice:

entonces que un dinosaurio te hable en esas circunstancias es una weá sicodélica de a de veras...

Nicolásdice:

JA

Cristian dice:

jaja claro

Nicolásdice:

imagina al weón ke creó Barney... todo pudo haber salido de ahí

Nicolásdice:

y ahora gana dinero con eso

Cristian dice:

ohhhh

Cristian dice:

toda la razón

Cristian dice:

Barney es un dinosaurio que vive en nuestra mente

Nicolásdice:

oh !

Cristian dice:

eso es...

Nicolásdice:

el dinosaurio le pudo haber explicado que manejaba ciertas fórmulas para llamar la atención de los infantes

Cristian dice:

(primavera kuleada... me bajó la lujuria... tengo puras ganar de agarrarme a la nonoy)

Nicolásdice:

yo he visto esa weá de serie... demonios, intragable

Cristian dice:

si... el dinosaurio conocía la cura psicológica al déficit atencional

Nicolásdice:

cierto!...

Nicolásdice:

pero este weón lo empleó de un modo más comercial vendiéndolo como una idea pa programa de tv

Cristian dice:

exacto

Nicolásdice:

si el weón hubiera sido un químico farmacéutico, entonces hubiera hayado el remedio que destronaría al Ritalín

Cristian dice:

gana más plata

Cristian dice:

de hecho, intuyo que la cura va por el lado del movimiento de los minibrazos cuando habla

Nicolásdice:

(puta weón... ké puedo decirte... hácela no más... )

Nicolásdice:

si... como bailando el aserejé


PD: Los Dibujos y groserías están eliminados....