¿Y yo qué hago aquí?

La weá weón.

29 septiembre 2006

HUMILDá

El Comentario de actualidá del padre Nico (o Pico, suena parecido)

La humildá es una virtud de esas que no son tan intrínsecas a nuestra naturaleza humana ya que está comprobado de sobra que en cuanto tenemos la oportunidad de quebrarnos por lo que sea no dudamos en llevarlo a efecto. Hoy nadie sabe de humildá. Nadie. Esta generación la recagó para ser sobrada. Todo empezó cuando encontré un trabajo. De nuevo ingresé a la máquina y empezaron las mañanas felices a tomar la góndola everyday. Fue un viaje en micro, después otro, y otro y así hasta el día de hoy. ¿Qué weás te topas en una micro? De todo: escolares, funcionarios, estudiantes universitarios, viejos jubilaos rumbo al ienepé. Resumiendo: cientos de weones intrascendentes que comparten la misma miseria sin sentido que tú. Nada más ni nada menos que un ir y venir constante hacia la nada para hacer cosas que nada importan. Pero de pronto empecé a observar bien y caché que algo me incomoda sobremanera; no me sentía cómodo cuando me subía a la góndola, agarraba el fierro y miraba para afuera. Y no, no eran los 45 minutos viajando parado, ni dolor, ni pena... era la negación!!! La negación propia de mi persona humana. y ahí me pegué el súper gomazo y cashé que ya no eran ideas mías provocadas por mi negación constante, sino que, en realidá, se trataba que cada día durante todas estas mañanas la micro venía abordada (y se iba abordando durante el camino) de varios cientos de weones de distinta especie que se creían (y creen) más la raja que yo. Pelos engominados, gestos altaneros, poses, perfumes de todos los olores.... tanta wevada. Shusha, pensaba yo, qué sería de todos estos rekuleados si no existiera la noche para que pudieran verse reflejados sobre los vidrios de las micros... Y de repente me dio por cashar a los escolares... de repente la micro para frente a un liceo y empieza a desfilar por el pasillo de la micro larga, larga como boa una hilera de cabras clonadas sin música de Roger Waters de fondo ni dirección de Alan Parker tampoco. Todas quebrándose de lo mismo... de un no sé qué. Y después de ver tanto oficinista con las mechas parás, escolares clones, universitarios alternas, egologs (la dicha del chileno al hayar una herramienta para Ser mass-media) y viejitos mirando al horizonte (todos sobrados... a su manera) que entré en una crisis de sentido horrible al ver que no me podía explicar el fenómeno de ninguna manera y de sentir, también, un odio amargo que todo eso me generaba que tampoco podía explicarme de forma alguna para darme alguna clase de consuelo sedante hasta llegar a Quilicura, bajarme, caminar hasta mi casa y encerrarme a escuchar todos los discos de Shakira.
y Shakira no más po... qué tanta wevada...

¿O vós también soy uno de esos?

¿Te creís más la raja que yo porque escucho a Shakira?

...ni se imaginan cómo envidio a ese kuleao del Antonio de la Rua.

Y weno... ¿viste?... "la vanguardia es así", me cantaba Charly. Pero yo en cada viaje en góndola tengo que irme parado al lado de un weón que cree que es más pulento que yo, o irme sentado al lado de una mina que cree que es mucho para mí y que me tiene loco, o al lado de una señora que jura que su hijo es más la raja que yo porque estudia medicina en Cuba... etc. Y no va a faltar el socito que llega con su filosofía de vicaría de la esperanza joven a decirme: Pero Nicolás... ¿Por qué tiene que importante lo que los demás opinen de tí?
Pues... mira, hermano, (jeje) no es eso... nada que ver... es otra cosa. (Ahora me pongo a evangelizar)
Siempre pienso que debería caer en Santiago una bomba nuclear de humildá para que las radiaciones nos infectaran a todos con aquella influencia, pues, como decía, la humildá no es virtud intrínseca: debe trabajarse... o no, debes obligarte. Debes hacer un esfuerzo muy grande para dejar de creer que eres más pulento que tu prójimo. Puta qué difícil. En realidad cómo exigir eso... y para qué, también. ¿Para qué Jesucristo weiaba tanto con la humildá?, que si vai a rezar hácela piola y ándate lejos, que si vai a dar limosna mejor la hacís pa callado, que si vai al bautizo del hijo de tu mejor amigo siéntate al final de la iglesia mejor, porque si te agrandai y te sentai de los primeros corrís riesgo grave de pasar la humillación de que te pidan el puesto porque está reservado para alguien más bakán que tú... el que se humilla se enaltece, el que se enaltece se humilla... y que los dejé como ovejas entre lobos... sean prudentes como serpientes y sencillos como palomas...etc, etc..
¿Y todos estos kuleaos?...
¿Y yo mismo?

¿Quién no es vanidoso?
pero es verdá... las palomas no se quiebran y no tienen de qué quebrarse tampoco... qué sencillez más exquisita. Debe haber mucha gente que aspira a eso mediante esfuerzos tremendos, y sobre todo por estos días que corren en que casi todos los weones y weonas que se te cruzan por el camino piensan que son mejor que tí. Qué altanería de mierda... ¿y por qué chucha me afecta? Porque siempre pienso cómo sería esta wevada si todos se esforzaran por ser humildes... podríai conversar con la persona que va sentada al lado tuyo en el metro sin ningún temor generado por alguna clase de inseguridad provocada por el pánico a alguna clase de rechazo; afirmaríai a la persona que salió volando cuando la góndola pegó una chantada seguro de que te lo agradecería humildemente, y podríai acercarte y decirle sin ningún pudor a una devotschka lo linda que es sin ningún rollo a que la mina se crea la Barbie micrera. No sé... eso ya es utopía y lo dejo para portada del Atalaya de esta quincena. Aunque igual es más fácil dibujar a un pendejo chino con uno negro y uno rubio haciéndole cariño a un león blanco a los pies de un manzano cargado de fruta que dibujar a una persona humilde...

PD: Pico pal que lee.

22 septiembre 2006

cette damnée printemps....

Este 21, al levantarme, fui pal wc e hice como ¼ de todo mi peso total en excremento. Qué horror. Cualquier caca… y terrible hedionda. De repente recordé eso de los solsticios y equinoccios y que en el colegio nunca memoricé nada, pero al parecer ya era primavera. Y que todas esas heces fueron culpa de los 4 días feriados con toda la vaina dieciochera esa de andar de un lado a otro y que tome m’hijito, una empanadita, un pedacito de carne sangrona, o un tintán para que no le caiga mal el chanchito… etc. Así, con ese ritmo y esa clase de alimentación obsena que todos mis hábitos se descuadraron y quedó la cagada dentro de mi ser. Pero a pesar de todo fue lindo y más rico que la cresta, y al contrario de lo que había imaginado se me hizo más largo que misa de pentecostés.
Entonces salí de casa a tomar la góndola, y los cerezos estaban blancos, o rosados… no sé, y hasta sentí por primera vez (y eso que las weás hace rato que están florecidas) olor a flores. En serio. Debió haber sido el olor de mi caca radioactiva y luego el alto contraste al salir a la calle… no sé en realidad.
Puta, y varia gente que conozco sufre de unas alergias muy incómodas por culpa de toda la orgía vegetal que flota en el aire. Eso lo encuentro terrible… es como tener alergia de estar vivo.
Y No: No bailé ni cumbias ni cumbiones ni corridos ni cuecas.
Nada. Me hubiera gustado eso sí.
¿Y el amor?, No sé… esos son mitos populares, pero mi mamá me dice que en primavera me pongo medio wevón.
No sé… de eso sí que no me doy cuenta.

09 septiembre 2006

GRABANDO

Santiago,
The beauty recording session
como diría en wareschool el divino Charly.... o quizá nunca dijo wevadas así, pero es que eso fue lo primero que me llegó a la cabeza cuando oí la versión definitiva, mezclada y masterizada por el gran Phill Spector de Lo Hermida de una canción que se me ocurrió una vez antes de ir a a costarme. Son las 4:39 am (artista maraco) y tuve que cantarla más veces que la mierda porque soy un desafinado sin remedio; aunque de eso se encargan los brujos de MUNRANA RECORDS, y yo quedo feliz con la sensación que hice algo lindo que no sirve para nada.
Si de nada sirven estas weás....

05 septiembre 2006

Mantra(raya)

Venía en la micro releyendo como quincuagésima vez el rompecabeza GuillermoCabreraInfanteano, alucinando con un tal Bustrófedon (Bustroemocionado) cuando de repente siento que comienza a salir un olor a raja desagradable. Seguí leyendo, pero el aroma me llegaba por episodios trágicos cada vez que la micro paraba y se abría la compuerta.
La cosa es que ahora escucho a los milicos practicar aquí en el parque para la parada, y en eso, para salir de la curiosidad miré al viejo que venía a mi lado pa cashar si tenía cara de viejo con olor a raja. Le eché un vistazo fugaz y si... podía ser que el viejo anduviera pasao a raja. Pero me sentí tan malévolo y clasista que me reproché aquella ligereza y continué disfrutando los safaris semánticos del tal Bustro ése. Y me llegó a ala cabeza el afán rizomático que se me contagió de repente con un librito que me prestaron... y que la weá... y la weá... pensamientos po.
Pero no.... el olor me estaba haciendo mal, y la micro se vaciaba y el viejo no bajaba. Y por no ser un malnacido que no hice el desaire de apretar cuea al fondo de la micro para insinuarle con eso que era un viejo pasao a raja . Incluso, cómo seré de negado que hasta en un momento pensé que yo andaba pasao a raja. Y todo por culpa de tanto leer a Carlos Castaneda, porque llegué a pensar que me había cagado sin darme cuenta al mover, sin querer queriendo, mi punto de encaje mientras leía en la micro con el olor a mierda y que, al volver a mi estado de conciencia ordinario, no podía recordar que un aliado del otro mundo que visité me había dado un susto tal que había hecho que me cagara en los pantalones.
Pero no... definitivamente el pasado a raja era el señor, no yo. Yo me baño todas las mañanas y el culo no se olvida nunca. En serio.
Al final se bajó y todo volvió a la normalidad.

Libros.... hacen de tu vida una cosa extraña.