¿Y yo qué hago aquí?

La weá weón.

27 junio 2006

NERDS



Con ustedes, mi familia.

Somos nerds y weás....

25 junio 2006

GET IN TO THE "sistema" (o sin tema)

Por ese entonces me sentía pésimo porque mi vida era como un día único y repetido que giraba sobre su propio eje así (muevo mi dedo índice dándole vueltas en aire). Y puta... de repente el Micho me pide que lo acompañe a Putaendo a dejarle un celular nuevo al Cristian... y nos juntamos, partimos al terminal, llegamos San Felipe, tomamos una micro llena de escolares (sólo niñas) y de repente damos con un chascón vestido de profe rural a la salida de un colegio al lado del camino en medio de nada, salvo unos parronales washos y plantaciones de alfalfa que rozaban el infinito... y vamos a su pensión, conocemos un lugar extraño, se hace tarde y nos quedamos.
Salimos, bajamos por una calle de casa bajas hasta dar con un sucucho entero feo en una casa de adobe con un patio que llegaba a la nada... y el Cristian nos compra cola de mono, y a pesar del frío y la futura diarrea la bebemos toda. Y después alguien se nos acerca, nos habla... y cierran el local, nos quedamos metidos adentro.
Y terminé Así:

17 junio 2006

Belleza

Pasó que el viernes fui a ver el estreno mundial del Nocturno del Fracaso de Miguel, por la orquesta sinfónica de Chile... qué nervio, el corazón me saltaba.
Emocionante, sin duda, la weaita.
Y pasó que, luego, en el programa seguía un concierto para violin de un tal Max Bruch (el Concierto 1 op. 26... creo) ... un socito medio post romántico y qué se yo... interpretado por un pibe sin calma de unos 19 años que parece se llamaba Gustavo Vergara que resultó ser un intérprete de esos que cruzaron la barrera de la dificultad técnica para pararse y tocar de una manera que uno al verlo diera la impresión que tocar un violín que pesa menos que un alfiler fuera la weá más sencilla de todo el universo conocido... pero no noezfácil como diría Poroto. Así que el niño tocó su violín escupiendo una musicalidad exquisita que me tuvo todo el rato con el alma extasiada de pura música.
En serio... hace mucho tiempo que no me pasaba, porque por lo general cuando veo a músicos intérpretes tan virtuosos siento una especie de envidia mezclada con chispas de resentimiento debido a mis frustraciones.... pero este niño fue la excepción completa, y disfruté demasiado de todo lo que entregó sobre el escenario... y no sé... la obra que interpretó fue otra cosa que dio justo en el clavo en el corcho de mi corazón . Me ablandó entero... y experimenté weás tan sutiles que no puedo explicarlas... sobre todo el segundo movimiento que me dejó haciendo pucheros... ...qué cosa más bella exclamaron un par de viejas que estaban sentadas a mi lado en la platea.
muy cierto, viejas kuleadas... pensé mientras aplaudía.
Bello... simplemente bello... y todos siempre se llenan la boca hablando de belleza, y el chico Rimbaud hasta anduvo injuriándola.... y que la weá es tan relativa y depende de qué lado se vea y la casha de la espada... pero esta vez dudé sobre eso, y llegué a pensar que en realidad la belleza es una pura cosa que flota en el aire y se sintoniza mediante una sensibilidad de mierda que no todos poseemos como para poder decodificarla y transformarla para hacerla evidente, pero sí, de alguna forma u otra, podemos captar su influjo según la forma en que nuestra espiritualidad y humanidad se alzan debido a su influencia... porque algo así experimenté con las vibraciones del violín del pibe... el alma se me hizo agua.

Pero al final quién mierda sabe... como diría el Gran Rafael de España:

Qué sabe nadie !!!